Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“Queremos que nos miren como campesinos, no como guerrilleros”: Habitante de la vereda Gallo

Montería. Gallo es una vereda enclavada en las entrañas del sur de Córdoba. Una pequeña población rural conformada por 51 casas en las que habitan 151 personas, tiene una escuelita para 32 estudiantes, dos maestros, y una cancha de fútbol. El abandono es evidente, como...


Montería. Gallo es una vereda enclavada en las entrañas del sur de Córdoba. Una pequeña población rural conformada por 51 casas en las que habitan 151 personas, tiene una escuelita para 32 estudiantes, dos maestros, y una cancha de fútbol.

El abandono es evidente, como en casi la mayoría de las poblaciones rurales de Córdoba. Para llegar hasta ese sitio, es necesario recorrer 30 kilómetros desde Tierralta, hasta Puerto Frasquillo y abordar una lancha.

El pasaje cuesta 16 mil pesos y el viaje hasta la vereda Gallo demora aproximadamente una hora en lancha con motor fuera de borda, hay que atravesar gran parte de la represa de Urrá. En Gallo no hay energía eléctrica, ni señal de celular.

A pesar de ser una zona que ha experimentado todas las formas de la violencia, es un lugar hermoso rodeado de verde, al fondo las imponentes montañas del Nudo del Paramillo se funden con el cielo en el horizonte.

Las aguas del Sinú, aún son cristalinas y de un verde esmeralda, el único medio de acceso es por vía fluvíal, por tierra es casi imposible acceder.

No hay puestos de salud y los enfermos de gravedad se mueren antes de llegar a Frasquillo, dice Ángel Torres Úsuga, Presidente de la Junta de Acción Comunal de la Vereda.

Vereda Gallo Tierralta (2)
Actividad agrícola, cultivos de plátano, yuca y maíz, principal actividad económica de la vereda Gallo

“A este pueblo nunca lo ha pisado un alcalde, ni en temporada de política, aquí hace falta todo”, sentencia el campesino, que a pesar del trabajo duro, luce robusto como los árboles de roble que rodean la población.

Sus habitantes, campesinos en su mayoría, ignoraban los detalles del proceso de paz, pero sí sabían que su pueblo fue elegido como zona campamentaria, donde se ubicarán guerrilleros de las Farc, mientras surte el proceso de dejación de armas y hacen tránsito a la vida civil.

Se reúsan a responder si cerca hay cultivos de coca o si ya hay guerrilleros en la zona, pero en algunas casa hay afiches con la indiscutible silueta de Manuel Marulanda, con la leyenda “Frente Quinto José Antonio Nariño, hemos jurado vencer y venceremos”.

También tienen calendarios con la foto de Santos, Raúl Castro y Timochenko, dándose el histórico apretón de manos en La Habana, con la frase: “Juntos podemos construir un país mejor”.

Dicen estar esperanzados en salir de atraso y vivir sus días en paz, pero les causa inquietud que ahora vayan a ser estigmatizados como guerrilleros, por albergarlos en los campamentos de cuatro hectáreas, previstos en el acuerdo firmado la semana anterior entre Gobierno y Farc.

Vereda Gallo Tierralta (10)
En Gallo hay aproximadamente 51 viviendas en las que habitan algo más de 150 personas, en su mayoría campesinos.

Piden al Estado un puesto de salud, obras para la comunidad, cursos de modistería para las amas de casa y que no los tilden de guerrillos.

“Queremos que nos miren como campesinos que somos y no como guerrilleros, aquí somos gente de bien, trabajadores, nos dedicamos a cultivar la tierra”, precisó Kelis Coez, campesina de la zona.



¿Qué opinas de esto?