Alcaldía y Ciudadanía: Binomio perfecto

Por Carlos Ordosgoitia Sanin.


Vivimos tiempos de cambio. La ciudad y el país avanzan a buen ritmo en su reactivación económica, luego de una pandemia cuyos efectos sociales y económicos todavía estamos padeciendo.

Como alcalde, siempre he mantenido un diálogo constante con la gente. Estoy seguro de que todos somos parte esencial de la solución de los problemas y estoy convencido de que la fuerza solidaria y la voluntad son más potentes que las dificultades que podamos tener; aunque sean históricas.

Trabajamos lo que nos corresponde para saldar las deudas de muchísimos años, las cuales hemos heredado, y no eludimos responsabilidad alguna; esas mismas que las comunidades han tenido que padecer. Afortunadamente, tenemos una ciudadanía trabajadora y que en su gran mayoría tiene un sentido cívico poderoso, al lado de un gobierno que trabaja sin descanso por el bien común.

La época de lluvias que afrontamos es la más fuerte de los últimos 12 años. Avanzamos según los tiempos establecidos. Es claro que hay multiplicación de frentes por la ola invernal y hay algunos procesos contractuales que no son tan rápidos como quisiéramos. Lo seguro es que no dejamos de buscar alternativas para lograr los objetivos y darle tranquilidad a la población.

Hay unos pocos que ven en los retos difíciles que enfrentamos como sociedad una oportunidad para distorsionar el ideario ciudadano y malograr a la ciudad. En los últimos días se han registrado en el país manifestaciones atípicas que buscan desestabilizar y desinformar, acerca de lo que se está construyendo con las comunidades.

A esos que se oponen al progreso de Montería les decimos que el Gobierno de la Gente no para, y no papará de llevar el desarrollo a todo el municipio, en especial a las poblaciones que han sido afectadas por el olvido estatal, durante décadas.

Somos una administración con un talante propositivo y en mí siempre encontrarán una persona que escucha a la ciudadanía y trabaja sin descanso. Siempre hemos hecho frente a todos los retos que se han presentado y hemos mirado a los ciudadanos a los ojos con la convicción de que vamos por el camino indicado.

Estamos trabajando hacia el campo como nunca antes. De allí que firmamos el Pacto por la Ruralidad, porque entendemos las necesidades de nuestra zona rural. Lo estamos cumpliendo con una inversión gigante, destinando el 40% del presupuesto (más de $200.000 millones) para el mejoramiento de vías, saneamiento básico, infraestructura y apoyo a los pequeños productores.

En zona rural hemos intervenido 300 km de vías terciarias y están garantizados 41 km de pavimentación por un valor de $109.000 millones, de los que destacamos que acabamos de adjudicar una de las vías más importantes del departamento en competitividad y alcance poblacional como es la vía de Leticia-Martinica, por valor de $46.900 millones, obra que beneficia también a Pueblo Bujo y Loma Verde

Paralelo a ello, con Montería a Toda Máquina adelantamos 73 frentes de obra de Cemento con Corazón en los que ejecutamos $400.000 millones en todo el municipio. Le devolvimos el poder de decisión a los ciudadanos.

Construimos una Montería Grande para la Gente, una ciudad incluyente y sostenible, alejada de cualquier tinte político, abierta al diálogo y fiel a la ciudadanía, porque a ella nos debemos.
Invito a los monterianos a seguir trabajando con todas nuestras fuerzas para construir cada día una mejor ciudad que le sirva a todos. Trabajemos juntos y rompamos las barreras juntos. Esa es la esencia del Gobierno de la Gente.



Join the Conversation

Join the Conversation