Los teutones se quedaron con la gloria

Con una frialdad propia de los veteranos, el jovencito Goetze, quien había entrado por Miroslav Klose, marcó a los 113 minutos del alargue el gol de su vida, para dejar tendida a Argentina en la final del torneo de Brasil 2014. Mediapunta de grandes habilidades que le granjearon el apodo de Goetzinho (por la semejanza de sus movimientos a los brasileños), abrió la lid como titular pero su rendimiento fue irregular y el técnico JOachim Low lo llevó a la...


Con una frialdad propia de los veteranos, el jovencito Goetze, quien había entrado por Miroslav Klose, marcó a los 113 minutos del alargue el gol de su vida, para dejar tendida a Argentina en la final del torneo de Brasil 2014.

Mediapunta de grandes habilidades que le granjearon el apodo de Goetzinho (por la semejanza de sus movimientos a los brasileños), abrió la lid como titular pero su rendimiento fue irregular y el técnico JOachim Low lo llevó a la banca.

Pero la historia le tenía reservado un espacio para la gloria. Ingresó a los 88 minutos por Klose, el hombre que se encaramó en la cima de goleadores de las lides universales del balompié con 16 dianas.

Lea también  Dos hechos de sangre se registraron este jueves al sur de Montería

Cuando ya los cálculos apuntaban hacia la veleidosa lotería de los penales, un desborde de André Schurrle, centro para Goetze y definición como los maestros, para dejar sin alternativas al buen portero argentino Sergio Romero.

Remate antológico que colocó al atacante del Bayern Munich, antes del Borussia Dortmund, en los cintillos de primera plana.

Hay que tener un poco de suerte para estos momentos y también no pensar mucho y hacer las cosas de la mejor forma posible, declaró el héroe de la Mannscahft con rostro exultante de alegría y emoción.

Nacido en Memmingen, Baviera, el 3 de junio de 1992, cumplió precisamente sus 22 años en el umbral de la Copa Mundial de Brasil.

Lea también  Con doblete de Borja y la magia de Quintero, River Plate sumó otra victoria en liga

Detalles de un emocionante e intenso partido, Alemania perdió a última hora a su excelente volante Sami Khedira, en tanto Argentina no contó con los servicios de Angel Di María, ambos lesionados.

Y Gonzalo Higuaín que falló a los 21 minutos un gol sólo frente al arco de Manuel Neuer que sin dudas, hubiese cambiado la decoración del cotejo.

Manuel Neuer, elegido Guante de Oro del certamen, resaltó el trabajo de Goetze, aunque prefirió hablar del espíritu colectivo.

«No sólo los que jugamos somos campeones del mundo, todos somos campeones del mundo, todo el banquillo, toda Alemania», destacó.



Join the Conversation

Join the Conversation