Tres masacres han sacudido a Córdoba en lo que va del 2020

La situación de orden público en el sur de Córdoba es convulsa, grupos ilegales se disputan los territorios y las economías ilícitas.


Montería. Con la masacre ocurrida ayer en Tierralta ya se configuran tres hechos violentos con múltiples víctimas en sur de Córdoba en lo que va ha transcurrido del 2020.

La más reciente ocurrió en la tarde del viernes 13 de noviembre en las veredas Lorenzo y El Banquito, distantes a 15 kilómetros del casco poblado del municipio.

Las víctimas fueron identificadas como Unilda Díaz y Tomás Correa, pareja de esposos integrantes de la Junta Acción Comunal de la vereda Llanos del Tigre y su hija Luisa Fernanda Correa Díaz.

De igual forma se reportan otros hechos violentos, el primero ocurrió el 27 de julio en la vereda La Cabaña, corregimiento Versalles de San José de Uré, cuando sujetos armados asesinaron a Vitalio Feria, su esposa Elis López y a su hijo Édison Feria.

Lea también  Coronavirus en Colombia: 8.430 nuevos casos y 182 fallecidos

Estas personas hacían parte del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso lícito, al igual que los tres asesinados el viernes en Tierralta.

Dos días después, el 29 de julio del presente año también en San José de Uré, pero esta vez en la zona periurbana fueron masacrados tres hombres, entre ellos dos menores de edad.

Este año ese mismo municipio también se reportó un doble asesinato, ocurrido el 22 de septiembre en la vereda Batatal del corregimiento Versalles, siendo las víctimas un guardia indígena y un labriego.

No obstante, el 8 de noviembre pero del 2019 en San José de Uré fueron asesinadas tres personas, entre ellos Neiber López, Daniel Ochoa y José Meneses Cordero, ejecutados por un grupo de hombres armados en la vereda Pueblo Guapo.

Lea también  Lanzarán campaña para evitar lesionados con pólvora en Montería

Las autoridades en Córdoba en diferentes ocasiones han señalado que estas masacres son retaliaciones de los grupos armados por el control del territorio y las economías ilícitas.



Join the Conversation

Join the Conversation