Gracias

Por: Marcos Daniel Pineda García


Estoy conmovido con los resultados de las elecciones del pasado domingo 13 de marzo, cerca de 160 mil colombianos me dieron su voto de confianza, para llevar la voz de las regiones al Senado de la República. Hoy, mi corazón está feliz y agradecido con Dios y con cada uno de ellos.

Ha sido para mí una experiencia gratificante y enriquecedora, ya que por primera vez en mi carrera política, lideré una campaña a un cargo de elección popular fuera de mi ciudad. Tuve la oportunidad de recorrer gran parte del país, visité muchos territorios de la región Caribe y todos los municipios de Córdoba. Conocí lugares a los que nunca antes había ido, como el departamento de Caquetá y la Depresión Momposina, donde pude ver de cerca esa Colombia grande y profunda y, por qué no decirlo, olvidada, que hoy reclama mayor inversión social y más oportunidades.

Esta campaña nacional me permitió comprobar lo que siempre he dicho: vivimos en un país de regiones y su alma son los territorios. El gran reto que enfrentamos, es sintonizar las decisiones que se toman en el nivel central con las necesidades que tienen los colombianos en cada municipio, corregimiento, vereda y barrio. Mi gran lucha desde el Senado de la República, será sincronizar el país con sus verdaderas necesidades territoriales.

Lea también  Gómez Jattin, el rockstar de la poesía colombiana

Toda mi gratitud a los 106.767 cordobeses que confiaron en mí. Hay municipios en los que la sacamos del estadio con bases llenas, como Pueblo Nuevo, Cotorra, Cereté, Planeta Rica, Momil, Lorica, San Pelayo, San Antero y tantos otros, que apoyaron nuestra aspiración. Merece un reconocimiento especial mi querida ciudad, Montería, que tuve la oportunidad de volver a caminar y donde 37.047 paisanos me dieron su voto de confianza; a todos ellos, quiero decirles que de 107 senadores, orgullosamente soy el único monteriano y eso para mí, representa la inmensa responsabilidad de defender a mi tierra en el Congreso de la República. Seré el senador de todos los monterianos.

Lea también  ¿Sabes por qué estás pagando cara la comida?

A mi amigo y compañero de luchas, nuestro Representante a la Cámara Wadith Manzur, con quien viví de cerca esta experiencia, quiero decirle que sus triunfos también son los míos. Los 118.360 cordobeses que lo eligieron, demostraron que sin duda el departamento es el gran ganador por tener en la Cámara a un representante que ha mostrado resultados. Me siento muy complacido de llegar junto a él al Congreso de la República, a trabajar unidos, como lo sabemos hacer, para darle más resultados a Córdoba.

Quiero agradecer a mi familia, por su apoyo incondicional. A mi esposa Natalia, por ser la cómplice de mis sueños, mi polo a tierra y mi calma en los momentos difíciles; a mis hijas Emmanuela y Genoveva, por caminar junto a mí, acompañándome en esta lucha y por entender mis ausencias en los últimos meses. Gracias a todo mi equipo de campaña y colaboradores cercanos, amigos, dirigentes políticos y líderes de barrios, que en todos los rincones de Colombia se pusieron la camiseta del C7, la sudaron conmigo y me acompañaron de manera decidida para hacer realidad este sueño.

Lea también  Gómez Jattin, el rockstar de la poesía colombiana

A todos los colombianos que me respaldaron, les reitero que voy a ponerle el alma a esta responsabilidad que desde ya asumo, con todo el compromiso y la convicción de ser un senador diferente, que llegaré al Congreso a alzar la voz por todos ustedes, y lo más importante: a ser un senador no solo de capitolio sino también de territorio. Seguiré siendo el mismo Marcos Daniel de siempre, de calle, de barrio, el que los visita, el que los escucha, el que trabaja de la mano con las comunidades para conocer sus sueños, anhelos e ilusiones, que seguirán siendo los míos.

Mil gracias a todos, cada voto representa una motivación para dar lo mejor de mí por ustedes en los próximos cuatro años y darle resultados a Colombia. Un abrazo grande con todo mi cariño, ¡Dios con nosotros!



Join the Conversation

Join the Conversation