Se conocen crudos testimonios de testigos en el caso de falsos positivos en Sucre

En el relato dos policías señalan al comandante operativo de la Policía de Sucre, coronel Bejamin Núñez de haber asesinado a los tres jóvenes de Chochó.


Conmoción ha causado el relato de dos policías que fueron testigos de cómo el coronel Benjamín Núñez, comandante operativo de la Policía de Sucre, habría asesinado a los tres jóvenes del corregimiento del Chochó, a quienes señalaban de ser integrantes del Clan del Golfo.

Este caso de falsos positivos cobró la vida del joven Jesús David Díaz Monterrosa de 18 años, Carlos Alberto Ibáñez Mercado de 26 años y José Carlos Arévalo de 20 años.

El relato que es una de las pruebas testimoniales en este caso, es perturbador e indica que el coronel Núñez asesinó a los jóvenes a sangre fría.

Uno de los testigos relató que los tres jóvenes fueron detenidos y estaban siendo llevados hacia un centro médico, pues uno de ellos estaba herido, pero en el trayecto el coronel Núñez le dijo al conductor que se desviara de rumbo.

Lea también  Alistan debate contra la ministra Carolina Corcho, por polémicas declaraciones sobre la reforma a la salud

“Cuando veníamos por una parte del camino el señor coronel le dio el primer disparo a uno de los sujetos que estaba herido, en este momento quedamos atónitos, no sabíamos que hacer ni qué decir, el cogió y le dio otros dos tiros y también a los otros dos que estaban ahí”, relató uno de los uniformados.

Incrédulos porque acababa de ocurrir los uniformados trasladaron a los tres jóvenes hasta un centro asistencial, hecho que quedó registrado en una cámara de videovigilancia mientras que el coronel descendió de la patrulla y se subió otro vehículo.

A la luz de los testimonios, las familias de los jóvenes asesinados hacen un llamado para que la justicia actúa de manera oportuna.

Lea también  "El racismo lastima a quienes lo padecemos": Francia Márquez tras video de la mujer llamándola 'simio'

Sobre el paradero del coronel Benjamín Núñez no hay detalles, desapareció desde el día en que se dieron a conocer los hechos, mientras que un grupo de ocho uniformados fueron apartados de su cargo. Los testigos del caso piden protección pues temen por sus vidas.



Join the Conversation

Join the Conversation