Cumplirán sentencia: llevarán agua potable a familias restituidas de Santa Paula y Cedro Cocido

Están asegurados los recursos y el predio donde se construirá el acueducto para estas poblaciones rurales.


Las sentencias de Restitución de Tierra obligan a las autoridades municipales y del orden nacional, suplir las necesidades básicas insatisfechas de las familias que decidieron retornar a los predios de donde un día fueron expulsados por los violentos.

En Montería hay un ejemplo claro de restitución efectiva en las parcelas Santa Paula y Cedro Cocido, dónde más de 100 familias recibieron nuevamente sus tierras despojadas y decidieron apostarle al campo al asentarse en ellas, pese a las carencias.

Y es que en esa zona no tenían energía eléctrica, tampoco agua potable y mucho menos saneamiento básico, aunque la sentencia de restitución llegó con una orden expresa a las autoridades en el sentido de que se debía suplir las necesidades de electrificación y acueducto.

Lea también  Candidatas del Reinado del Río continúan preparándose para el certamen

Tuvieron que pasar más de 7 años para que la sentencia empezara a cumplirse, según el alcalde Carlos Ordosgoitia ya se llevó energía eléctrica a las primeras 50 familias restituidas en estos predios y ahora con un aporte de 12,000 millones se les construirá el acueducto.

De acuerdo con el mandatario municipal ya está asegurado el predio donde se construirá el acueducto para estas poblaciones rurales, porque la topografía evita que el río Sinú sea la principal fuente de captación del líquido.

“Vamos a llevar el agua directamente desde Montería”, dijo el alcalde Ordosgoitia al precisar que se hará una adición presupuestal para llevar el agua en una segunda fase al corregimiento de Leticia.

Lea también  Van 430 familias afectadas por inundaciones en zona rural de Montería

De acuerdo con el mandatario municipal solo se espera que surtan los respectivos trámites de contratación y legalización para que el sueño de tener agua potable en las poblaciones restituidas sea una realidad.



Join the Conversation

Join the Conversation