Shakira aceptó fraude fiscal para evitar prisión en España

La colombiana lanzó un mensaje crítico hacia el sistema español, expresando la necesidad de revisarlo


En un giro sorprendente en el juicio por fraude fiscal en el que se encontraba envuelta, la reconocida cantante colombiana Shakira ha alcanzado un acuerdo con las autoridades fiscales españolas. La artista, acusada de defraudar 14,5 millones de euros a Hacienda, admitió el delito este lunes y recibió una pena de tres años de cárcel, así como una multa de siete millones de euros.

Aunque inicialmente se enfrentaba a una posible condena de ocho años y dos meses de prisión, el acuerdo permite a Shakira eludir la cárcel. La cantante ha decidido priorizar su carrera, estabilidad y la de sus hijos, según declaraciones de su defensa legal.

Lea también  Karol G, transformada en 'Carla' para la serie 'Griselda' junto a Sofía Vergara

Durante el periodo comprendido entre 2012 y 2014, Shakira reconoció ser residente fiscal en España y aceptó su obligación de cumplir con las obligaciones tributarias en este país. Cabe destacar que este acuerdo llega después de un intento fallido en el año 2022 de llegar a términos conciliatorios.

La Fiscalía buscaba demostrar que Shakira residía en Barcelona, lo que la obligaba a tributar en España. Entre los testigos llamados a declarar se encontraban ocho peritos, vecinos de la cantante, porteros de su finca y personas encargadas del mantenimiento.

En un comunicado, Shakira explicó su decisión de aceptar la multa y la pena impuesta por la Hacienda Española. La artista mencionó que se sentía lista para enfrentar un juicio, pero después de años de lucha, optó por cerrar este capítulo de su vida y mirar hacia adelante para poder disfrutar de su carrera y tiempo con sus hijos.

Lea también  Cristiano Ronaldo fue demandado por una suma de 1000 millones de dólares

Además, la colombiana lanzó un mensaje crítico hacia el sistema español, expresando la necesidad de revisarlo por el bien de los ciudadanos. Destacó la situación de aquellos que no cuentan con recursos para una defensa adecuada y que ven sus vidas afectadas por discrepancias con Hacienda.