Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“El día que nos dejen de perseguir nos quitamos las capuchas”

Montería | La situación de la Universidad de Córdoba tiene preocupadas a las autoridades, desde hace algunos años se vienen presentando constantes desmanes que han conllevado incluso a la suspensión de actividades académicas como medida preventiva de seguridad. Jóvenes encapuchados y policiales del ESMAD se...


Montería | La situación de la Universidad de Córdoba tiene preocupadas a las autoridades, desde hace algunos años se vienen presentando constantes desmanes que han conllevado incluso a la suspensión de actividades académicas como medida preventiva de seguridad. Jóvenes encapuchados y policiales del ESMAD se enfrentan a piedra y gas, por lo general los martes y jueves de cada semana.

La pregunta que se hacen muchos es ¿qué hay detrás de todo esto? En aras del equilibrio informativo, quisimos conocer la opinión de este colectivo, denominado JM-19 y que conforme a lo escuchado, son los verdaderos “capuchos” de la universidad, según ellos “luchan por las causas estudiantiles”.

Voceros de este grupo, aseguraron para LaRazón.com.co que dentro de la universidad hay intereses políticos para desestabilizar la tranquilidad del alma mater. Durante la entrevista sostienen que hace más de 2 semestres no organizan desmanes, debido al diálogo que adelantan con la administración. Sin embargo, aseveraron que dentro de la universidad hay quienes le pagan a otras personas para que los armen.

La Razón: ¿Quiénes son ustedes?

Somos estudiantes consientes de la crítica situación en la que se encuentra nuestra universidad. JM19 es una organización popular juvenil clandestina de estudiantes conformados a nivel nacional que lleva dentro de la universidad un proceso serio, reclamando los derechos de los estudiantes.

LR: ¿Por qué JM19, tienen algo que ver con el M-19?

El M-19 como movimiento nacional fue, nosotros somos las juventudes del M-19, nos hemos parado bajo ese nombre recuperando los ideales de esos que fueron, convergemos con pensamientos de Gaitán, Camilo Torres, Simón Bolívar, nos identificamos con los ideales.

LR: Ustedes aseguran que no todo lo que pasa aquí es su culpa ¿cómo así?

Todo lo que sucede en la universidad en materia de orden público se lo achantan al JM19. Aquí en la u convergen muchos grupos clandestinos y personas de la administración los contratan para que desestabilicen las clama dentro del claustro, incluso eso lo hemos parado porque eso si es delincuencia. Los estudiantes nos apoyan, los conocedores de la crisis interna saben que lo único que buscamos es luchar por las causas justas y legales, por reclamar aquello a lo que tenemos derecho.

Las veces que organizamos manifestaciones públicas, usamos banderas, brazaletes e insignias, además de una vestimenta característica. Siempre que lo hacemos, lo asumimos.

LR: ¿Les gusta que les digan los “capuchos”?

Nosotros somos “capuchos” porque somos clandestinos y nos tapamos la cara, pero la estigmatización y la generalización han acabado con la credibilidad de los que verdaderamente buscamos un cambio en la U. El llamar a todos cómo “capuchos”, atentan contra el proceso que queremos llevar con la administración de Alba Durango. Los que salen a tirar piedras no somos nosotros, sino personas que reciben pagos de otros dentro del administrativo para generar ese caos.

LR: ¿Ustedes fueron los que ingresaron a la oficina de la rectora?

Sí, fuimos los que ingresamos de manera pacífica, así como lo afirmó la misma rectora Alba Durango. Fuimos a una reunión para exponerle el pliego de peticiones del estudiantado. Hemos hecho varias peticiones, sólo nos han respondido unas cuantas, sin embargo seguimos en ese camino del diálogo. Ya hemos empezado a ver resultados, sin embargo los detractores de ese proceso son los que salen a decir que fue una incursión y generar todo un caos en la universidad.

LR: ¿Qué es lo que piden entonces?

Siempre lo hemos tenido claro y así se lo hemos manifestado a la rectora. Pedimos bajos costos en las cafeterías, que no haya aglomeración en los salones de clases, no se justifica 50 estudiantes en un aula, y además que provean los insumos necesarios para los laboratorios de los diferentes programas.

LR: ¿Por qué la capucha, hay miedo?

No ocultamos nuestros rostros por miedo, sino por evitar represalias contra familiares y amigos. Así ellos no saben a quién señalar, a quien perseguir, amordazar y amedrantar. Es una protección ante el pasado oscuro y el paramilitarismo que aún sigue en la Universidad de Córdoba. Es por ello que nunca hemos recibido amenazas contra personas, pero si contra el movimiento.

LR: ¿Hasta dónde y hasta cuándo va esto?

Mira, el día que nos dejen de perseguir y nos den las condiciones nos quitamos las capuchas. Hace 2 semestres el JM19 no hace un tropel en la universidad, cuando salimos, no salimos con nada, salimos con todo. Eso demuestra el diálogo que estamos llevando con la administración.

Cuando vamos a la calle es porque ya hemos agotado las últimas vías del diálogo y lo hacemos para que la gente vea que la U en realidad anda mal. Vamos a llegar hasta donde tengamos que llegar, todo sea por defender los intereses de toda una comunidad estudiantil.



¿Qué opinas de esto?