Migrantes se quejan de altos precios en Necoclí: “es un abuso lo que hacen con nosotros”

Los haitianos, cubanos, venezolanos y de algunos países de África “no pagan con pesos colombianos, sino con dólares”.


Redacción. Los migrantes haitianos, cubanos, venezolanos y de algunos países de África, que están varados en Necoclí, Urabá antioqueño, “no pagan con pesos colombianos, sino con dólares”.

Según denunciaron a LARAZÓN.CO, mientras un nativo paga entre 700 y 1.000 pesos colombianos por una empanada, a un migrante le llegan a cobrar hasta un dólar, es decir cerca de 4.000 pesos colombianos teniendo en cuenta la tasa de cambio ($3,821.50).

Los precios altos no solo se ven en las comidas, los migrantes aseguraron que les piden entre 9 y 10 dólares por día en los sitios de alojamiento. La mayoría opta por acampar en la playa, antes de pagar esa cantidad.

“Hay muchas personas aquí durmiendo el suelo, no porque quieren, sino porque no aguanta. Aquí hasta para bañarse tienen que pagar $2.000 todos los días. Todas las cosas están muy caras para nosotros. Es un abuso lo que están haciendo nosotros. No quieren que les paguen en pesos. Tenemos que gastar por cabeza 7 dólares todos los días”, afirmó un migrante haitiano.

La misma situación denunció Bárbaro Herrera Cardozo, migrante cubano que se quejó por el precio de los alquileres.

“Son 10 dólares, nosotros venimos de países pobres que no tenemos tan siquiera dólar. Acá la comida la estamos cocinando en el suelo porque no nos da la plata para pagar aquí la alimentación. Precios muy encarecidos”, indicó.

“La comida, el hotel, todo este problema. A veces son 4 haitianos en una solo habitación, cada haitiano tiene que pagar su habitación, imagínate una familia de cuatro personas pagar 10 dólares cada uno. No podemos”, agregó un migrante haitiano.

Los migrantes están en Necoclí hasta por tres semanas pues lo tiquetes para atravesar el Golfo de Darién y llegar a la frontera con Panamá los venden para finales de septiembre y hasta principios de octubre.

El represamiento de al menos 10.000 migrantes ha generado una crisis en los servicios públicos y de salud de Necoclí.



Join the Conversation

Join the Conversation