Los maestros en los tiempos de la IA

Por: Mirna Isabel De la Espriella Orozco
1 mes atrás

En estos días de conmemoración del Día del maestro y aprovechando momentos de “descanso” en el pasado puente festivo, calificando exámenes, preparando clases y llenando actas y demás formatos para la entrega de informes a padres de familia… cosas que solo los maestros entenderán, es imposible no reflexionar sobre el cambio que ha tenido nuestra sociedad y los retos a los que nos enfrentamos diariamente los docentes que tuvimos una infancia análoga y adultez digital.

Vivimos varias décadas en dos siglos diferentes: sobreviví a las limpias (eso nos daban cuando nos pegaban por no obedecer la voz de los mayores); los bofetones por hablar cuando lo hacían los adultos o no respetar y acatar las normas; sobreviví a repetir la misma ropa para ir a los quinceañeros; a bañarme con agua lluvia; a jugar todas las noches en la calle con amigos del barrio al congelado, el escondido, el fusilao, al yimi y al Emiliano; sobreviví a la tosferina, la papera, varicela, el chikunguña, la gripa y hasta el COVID-19.

Pase del uso del teléfono con un operador de llamadas de larga distancia a videollamadas a cualquier parte del mundo; de escuchar música en los discos de vinilo los famosos LP a la música en línea; ver la televisión en blanco y negro a color 3D y ahora HD.

Aún recuerdo cuando emocionada iba con mi papá a la tienda de video casetes para alquilar películas que reproducíamos en el BETAMAX que para principio de los 80 era lo último en tecnología (mis hijas y estudiantes no me creen). Ahora veo Netflix, Prime Video y toda la variedad de plataformas digitales que se encuentran en la web.

No preciso el momento en el que pasamos de ir a hacer tareas a la biblioteca, leer cuanto libro se nos atravesara, de llevar a revelar el rollo de las cámaras fotográficas, escribir poemas, elaborar tarjetas, comprar credenciales y las cartas escritas a mano, al correo electrónico y ahora a WhatsApp.

Conocí las primeras computadoras, disquetes, CD, memorias USB y hoy contamos con gigabytes y megabytes en nuestros smartphones con tecnología 5G que nos permite obtener cualquier información de manera inmediata.

Hoy a mis cincuenta y tantos años, veo con preocupación como la mayoría de nuestros  estudiantes tienen una sobre exposición en internet donde solo les interesa ver y creer la información de redes sociales; contar con un gran número de seguidores; hacer dinero fácil convirtiéndose en una celebridad en TikTok, YouTube  o Instagram, -lo que no es malo si se hace de forma responsable y con el acompañamiento de personal especializado-, pero no se debe desconocer el impacto negativo  del uso excesivo de las redes sociales en los estudiantes y de eso si podemos hablar con propiedad los maestros: distracción, limitación de  la capacidad de concentración, desconexión del mundo real generando ansiedad, depresión  y bajo rendimiento académico.

Soy una convencida de que los maestros somos líderes de la sociedad, somos los llamados a transformarla, que nos enfrentamos  a un sistema educativo que va rezagado a la tecnología que ha revolucionado todo, que en tiempos de la inteligencia artificial, la labor del docente enfrenta nuevos desafíos y retos, por ello  debemos continuar fomentando los  valores como la empatía, la colaboración, la creatividad y el pensamiento crítico para que esta generación, utilice todas estas herramientas tecnológicas de manera ética y efectiva en su aprendizaje .

Hoy más que nunca, nuestro país requiere de docentes con vocación, que inspiren y motivan a sus alumnos, que se levanten contra este Goliat y vencerlo con resiliencia, resistencia, dedicación y esfuerzo, que se mantenga motivado incluso cuando las cosas se pongan difíciles…esa es nuestra esencia, ¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO¡