Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El divorcio es un duelo

Por: Marta Sáenz Correa.


*Marta Sáenz Correa.

El divorcio es una de las experiencias más dolorosas que puede sufrir una familia, pues no solamente se termina el matrimonio, los sueños y esperanzas depositadas en esa relación, sino la unidad del entorno familiar. Superar el divorcio no es fácil, pues llegado el momento de dejar atrás todo lo vivido, aceptar que la situación ha llegado a su final no es sencillo, pero es necesario. Reconocer que estás pasando por un periodo de duelo y aceptarlo el primer paso para poder mirar el futuro con optimismo. El impacto de la ruptura es tan grande que cuesta asimilarlo, y es frecuente negar esta nueva realidad como forma de protección, pero comprender que el dolor es normal en esta etapa te ayudará a reducirlo.

La recuperación del divorcio se refiere a sanar las heridas y el dolor que resultan de un matrimonio que se termina, generalmente de manera difícil. Por eso, es tan importante evitar quedarse atrapado en el dolor, la amargura o la depresión, para salir fortalecido e iniciar una nueva vida. La recuperación es un proceso que no se da por sí solo. Nuestra conducta y actitud pueden ayudarnos a avanzar o mantenernos anclados en el odio y el resentimiento a lo largo de toda la vida.  Cada persona es diferente y necesita un tiempo distinto para recuperarse física y emocionalmente de un divorcio.

Cuando un matrimonio termina las reacciones más comunes son: la desesperanza, la depresión, la culpa, la incertidumbre, el miedo a la soledad, el enfado, la ira, la venganza, las conductas auto destructivas tales como los trastornos alimenticios o el consumo de alcohol o drogas, las conductas obsesivas de control tales como el espionaje, la agresión física, y por último la difamación dentro de los círculos sociales o las redes sociales. Se recomienda tomarse un tiempo de duelo para desahogar el dolor, cicatrizar las heridas, valorar lo bueno de esa relación, y agradecer lo poco o mucho que se haya vivido.

Es importante que hables sobre tus preocupaciones y compartas tu dolor con aquellas personas que te ofrecen su apoyo, ya sean amigos o familiares. Eso te ayudará a superar el sentimiento de vacío que se produce tras una separación sentimental. Evita buscar culpables, una relación es cosa de dos, por lo que no se puede culpar por completo a una sola persona. Es mejor que te centres en reconstruir tu vida, en poner orden a tus sentimientos, en vez de seguir mirando hacia atrás, pensando en cómo podrías haber evitado el divorcio.

PARA DESTACAR:

“El fracaso es la oportunidad de comenzar otra vez, con más inteligencia”. Henry Ford.



¿Qué opinas de esto?