Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“El problema del hambre en La Guajira se llama agua”

Al terminar el recorrido de una semana con el acompañamiento, en buena parte del mismo, de la Gobernadora (encargada) de La Guajira, Sugeila Oñate Rosado, por las comunidades de San Juan del Cesar, Albania, Uribia, Manaure, Puerto Bolívar, Maicao, Fonseca, Barrancas, Riohacha, Dibulla y varias...


Al terminar el recorrido de una semana con el acompañamiento, en buena parte del mismo, de la Gobernadora (encargada) de La Guajira, Sugeila Oñate Rosado, por las comunidades de San Juan del Cesar, Albania, Uribia, Manaure, Puerto Bolívar, Maicao, Fonseca, Barrancas, Riohacha, Dibulla y varias rancherías dispersas en la Baja, Media y Alta Guajira, el Director General del ICBF, Marco Aurelio Zuluaga, resaltó la dignidad y la voluntad del pueblo Wayúu para superar la situación actual. Las soluciones propuestas serán coordinadas con las autoridades indígenas y los gobernantes locales.

El Director llamó la atención sobre las deficiencias en el manejo de las cifras de población en los casos de fallecimientos por el tema alimentario e igualmente sobre la costumbre de considerar la cultura Wayúu como responsable de estas muertes. Hay que entender, enfatizó, la costumbre y la tradición del pueblo Wayúu, para aplicar un verdadero enfoque diferencial en las soluciones planteadas.

Zuluaga Giraldo se manifestó sorprendido ante la poca utilización de un cupo que por 90 millones de dólares se tiene para el Plan Departamental de Aguas con el Banco Mundial, del cual solo se han comprometido 37 millones en los siete años anteriores. Resaltó, igualmente, el caso relatado por la alcaldesa de Manaure, quien presentó una solicitud de seis millones de dólares que ni siquiera fue recibida para su viabilidad local. Enfatizó que solo queda un año para utilizar el 59% restante.

El Director General del ICBF informó, además, que este año la entidad invierte en La Guajira más de 120 mil millones de pesos y cuenta con 200 colaboradores, atendiendo en uno de sus programas 80.000 niños y niñas de la primera infancia.

En el recorrido con la Gobernadora (e) de La Guajira y el encuentro con el Alcalde de Riohacha, entre otras autoridades, se tomaron las siguientes decisiones que permitirán tener un mayor impacto en el cumplimiento de la misión del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

En San Juan del Cesar se pondrá en marcha una unidad móvil de recuperación nutricional con enfoque diferencial y se promoverá la operación de un Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual (CAIVAS), para que los niños, niñas y adolescentes que requieran protección en el sur de La Guajira por este delito no tengan que ir hasta Riohacha para obtenerla.

Para Fonseca se diseñará un nuevo esquema de atención a la primera infancia, procurando atender las necesidades de 2.500 familias beneficiarias del proyecto de 100.000 viviendas gratis.

En Uribia, se pondrá en funcionamiento un Centro Zonal del ICBF que contará con profesionales Wayúu, así como un nuevo programa de recuperación nutricional con enfoque comunitario, para 120 niños y niñas de la zona. Igualmente, se creará una nueva unidad móvil para atender las dificultades propias de la dispersión de las comunidades en el territorio.

En Dibulla, se buscará cobertura total del programa De Cero a Siempre, incorporando unos 1.500 niños adicionales de la primera infancia, incluida la zona rural.

En Manaure, se rescatarán las tradiciones y costumbres para la construcción y uso de pozos de agua artesanales, dentro del programa Generaciones con Bienestar y Territorios Étnicos, fortaleciendo de esta manera el tejido familiar.

En Maicao se realizará el fortalecimiento del tejido familiar, a través de Ayatajirawa, promoviendo la transmisión de saberes a los jóvenes.

De otra parte, la Gobernación se comprometió a entregar la georeferenciación de los beneficiarios en los municipios de Riohacha, Manaure, Uribia, Maicao y Dibulla, para que el ICBF haga la microfocalización con 10 unidades especializadas para atender estas comunidades de manera pertinente y oportuna.

Igualmente, se acordó por parte del ICBF establecer un equipo de trabajo para consultar en el norte, centro y sur del departamento las costumbres y tradiciones, y establecer así programas y minutas con enfoque diferencial. Igualmente se restablecerá el programa Ayatajirawa, por solicitud expresa de las diferentes comunidades visitadas.

El Director del ICBF revisó la propuesta integral para comunidades indígenas presentada por el Alcalde de Riohacha, la cual fue aceptada en su integridad, y ordenó que su ejecución se haga a través del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, pues considera que algo bueno está pasando en Riohacha.

Por último, la Gobernadora de La Guajira, el Alcalde de Riohacha y el Director del ICBF coincidieron en solicitar a las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) y a las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS), una mejor y eficiente prestación de servicios, condición necesaria para superar la situación actual.



¿Qué opinas de esto?