Con tecnología harán seguimiento a contratos de conservación en Córdoba

Estos contratos fueron firmados con las familias más afectadas por la pobreza y la violencia.


Redacción. Desde el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, se hará seguimiento a los contratos de conservación ambiental que fueron firmados recientemente en Tierralta, Córdoba.

Según lo explicado por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, desde el instituto se cuenta con equipos de monitoreo, lo cuales permiten tener una visión de cómo está el ecosistema y si en efecto, las personas involucradas han cumplido con el cuidado del mismo.

“A través de los satélites vamos viendo, porque tenemos la posibilidad de llegar hasta tres metros desde el satélite, cómo está el ecosistema”, dijo Correa.

En este mismo sentido, el funcionario del Estado explicó que estos equipos también son empleados para hacer controles en las zonas mayormente afectadas por la deforestación, como también, hacer seguimiento a la meta establecida por el Gobierno en la siembra de árboles.

Lea también  COVID-19 en Colombia: reportan 16.871 nuevos casos y 397 fallecimientos

“Desde el Ideam nosotros tenemos equipos de monitoreo, los cuales estamos fortaleciendo este año. Ahí monitoreamos varias cosas, la deforestación en Colombia, vamos viendo con los satélites donde han sido las áreas con mayor afectación. También el seguimiento a la siembra de los 180 millones de árboles y el monitoreo a los contratos de conservación y a los pagos por servicios ambientales”, sostuvo.

Entretanto, Correa explicó que este en seguimiento también juega un papel importante la Corporación Autónoma de los Valles del Sinú y San Jorge, CVS.

“Hay varias metodologías de seguimiento. Una es la metodología presencial, en la que funcionarios de la CVS van al sitio frecuentemente para ver cómo están haciendo la conservación”, afirmó.

Lea también  Córdoba cerca de las 100 mil dosis de vacunas anticovid aplicadas

Es importante mencionar que estos contratos fueron firmados con las familias más afectadas por la pobreza y la violencia, sin embargo, uno de los compromisos adquiridos es la preservación y cuidado del entorno, en especial en los predios donde hay cuerpos de agua.

“Ellos tienen un contrato de uso por 10 años, pero tiene que conservar el ecosistema que esté ahí, en muchos hay bosques y cuencas de agua, pero, además se trabaja en la sustitución de actividades, entonces muchas de estas familias están sembrando sus productos y desarrollan otras actividades como proyectos silvopastoriles”, puntualizó.



Join the Conversation

Join the Conversation