XM alerta sobre riesgo en el abastecimiento de energía eléctrica en Colombia

Preocupan los reducidos aportes hídricos registrados en el mes de marzo, los cuales se situaron un 45.37% por debajo.


XM, la compañía encargada de la operación del Sistema Interconectado Nacional y la administración del Mercado de Energía Mayorista en Colombia, ha manifestado su preocupación ante el viceministro de Energía, Javier Campillo, sobre potenciales riesgos en el suministro de energía eléctrica en el país. A través de una extensa comunicación, la empresa detalló diversas señales de alerta relacionadas con la operación y el abastecimiento de la demanda energética nacional.

Uno de los aspectos destacados en la misiva es el notable incremento del consumo eléctrico, que ha experimentado un crecimiento del 8.31% en comparación con el mismo período del año anterior. Este aumento en la demanda, sumado a otros factores, ha generado inquietudes en el seno de la compañía.

Lea también  Demandan ante el Consejo de Estado la personería jurídica del Partido Liberal por falta de convocatoria a convención

Otro punto de preocupación son los reducidos aportes hídricos registrados en el mes de marzo, los cuales se situaron un 45.37% por debajo de la media histórica, equivalente a 69.96 GWh/día. Esta situación, junto con la menor disponibilidad de las centrales hidroeléctricas debido a los bajos niveles de sus embalses y otras restricciones, podría derivar en dificultades para satisfacer la demanda energética en determinadas horas del día.

XM también hizo hincapié en la concentración del volumen útil del embalse agregado del sistema, del cual un 26.8% se encuentra en el embalse de Peñol y un 39.4% en el agregado de Bogotá. Asimismo, se resaltó que varios de los principales embalses del país, como El Peñol, Guavio, El Quimbo y Ríogrande 2, están registrando niveles mínimos históricos.

Lea también  Avanza proyecto de ley que endurece penas contra abusadores de niños en internet

Además, XM ha sugerido la puesta en marcha de programas de respuesta a la demanda de rápida implementación y la reducción de las exportaciones de energía hacia Ecuador. Esta última medida contribuiría a disminuir las horas de funcionamiento de las centrales térmicas, postergar su salida a mantenimiento y optimizar el uso de los limitados recursos primarios disponibles para atender la demanda nacional.