Ordenan liquidación de las tiendas Colchones Paraíso en toda Colombia

Según fuentes oficiales, las deudas de esta empresa superan los 100 mil millones de pesos, por lo que han cerrado 26 tiendas en todo el país.


La Superintendencia de Sociedades ordenó la liquidación de las reconocidas marcas Muebles & Accesorios y Colchones Paraíso, pertenecientes la empresa Dream Rest Colombia S.A.S.

Esta decisión se tomó debido a los incumplimientos sistemáticos en el pago de los gastos de administración, lo que pone en riesgo el proceso de recuperación de las compañías.

La entidad de control escuchó los argumentos de los acreedores, quienes evidenciaron la falta de pagos por parte de Dream Rest Colombia. Como consecuencia, la Supersociedades ha iniciado el secuestro de los bienes de la empresa para realizar una valoración completa de sus activos.

Lea también  Colombia emitió nota de protesta ante EE.UU. por señalamientos sobre campaña de Petro

Esta situación no es nueva para la compañía, que desde 2020 se encuentra en un proceso de reorganización empresarial ante la Supersociedades debido a las dificultades económicas que enfrentaba. En aquel entonces, cientos de trabajadores protestaron pacíficamente exigiendo el pago de sus liquidaciones.

Según fuentes oficiales, las deudas de esta empresa superan los 100 mil millones de pesos, por lo que han cerrado 26 tiendas en todo el país.

Numerosos consumidores han denunciado en redes sociales la falta de entrega de productos y la devolución de dineros por parte de Colchones Paraíso y Muebles & Accesorios. «No me responden llamadas ni correos, voy al punto de venta y siempre está cerrado», lamentó una de las afectadas.

Lea también  "Mi cliente no es un testigo inventado en caso de criptomonedas": Abogado responde a Petro

Incluso un exempleado aseguró que la empresa aún le adeuda su liquidación y reveló presuntas irregularidades en el manejo de inventarios y dinero. Ahora, con la orden de liquidación judicial, la Supersociedades buscará resarcir a los acreedores y trabajadores afectados.

El proceso implica la disolución de la persona jurídica, la separación de los administradores, el despido de los trabajadores y la prohibición de realizar nuevos negocios.

Un liquidador deberá inventariar los bienes y reconocer los créditos, para posteriormente proceder a la enajenación de los activos y el pago a los acreedores.