Gobierno debe garantizar reglas claras y trámites ágiles para cumplir metas energéticas: ANDI

Colombia debe aumentar 116% su capacidad energética para 2030 y 360% para 2050 si quiere cumplir sus metas en transición energética. 


Alcanzar las ambiciosas metas trazadas en la hoja de ruta de la Transición Energética planteada por el Gobierno Nacional requerirá de un aumento sustancial en la capacidad de generación de energía en Colombia. Según reveló el presidente de la ANDI, Bruce Mac Master, durante la instalación del evento «Colombia Genera» en Cartagena, el país tendrá que incrementar en 116% su oferta energética para el año 2030 y en un 360% hacia el 2050.

Estas proyecciones, que buscan responder a las crecientes necesidades de un desarrollo sostenible, representan un gran reto para las autoridades y el sector privado en materia de inversión, expansión de la infraestructura y diversificación de la matriz energética nacional.

Lea también  Fico Gutiérrez ampliará denuncia contra Petro por presunta financiación irregular de campaña

De acuerdo con los cálculos presentados por el gremio de los empresarios, para cumplir la meta del 116% en 2030 se requerirá crecer en un 11% anual la capacidad instalada eléctrica entre 2023 y 2030. Mientras que para alcanzar el 360% en 2050 se necesitará un aumento promedio del 3,5% cada año durante las dos décadas siguientes.

«Son metas ambiciosas pero necesarias. Colombia no puede quedarse rezagada en esta transición hacia un modelo energético más limpio y renovable que ya es una realidad global», señaló Mac Master al enfatizar en la urgencia de avanzar en este propósito.

El dirigente gremial advirtió que lograr estos objetivos dependerá en gran medida de que se brinden las condiciones propicias para atraer la inversión privada en proyectos de generación eléctrica, especialmente en fuentes no convencionales como la eólica, la solar y otras energías renovables.

Lea también  Gobierno eliminó el borrador del manual tarifario para servicios de salud

«Se requiere un ambiente apropiado con reglas claras del juego y procesos ágiles de licenciamiento ambiental y consulta previa. Sin esas garantías será muy difícil alcanzar las metas», apostilló.

Aunque para 2030 todavía se prevé una preponderancia de las fuentes tradicionales como los hidrocarburos, el camino hacia el 2050 demandará una participación mayoritaria de las energías limpias para reducir la huella de carbono del país.

Organismos multilaterales como la UPME y expertos coinciden en que Colombia cuenta con un gran potencial en recursos renovables para expandir y transformar su matriz energética en las próximas décadas, siempre y cuando se realicen las inversiones y se implementen las políticas adecuadas.

Lea también  Demandan ante el Consejo de Estado la personería jurídica del Partido Liberal por falta de convocatoria a convención