Algodoneros de Córdoba preocupados por lluvias que podrían afectar cultivos

La época actual requiere sol para el buen desarrollo del cultivo, pero las precipitaciones han sido más altas de lo esperado.


Montería. Las lluvias ‘veraneras’ que en los últimos días han caído sobre Córdoba preocupan a los agricultores del departamento, especialmente por las proyecciones del IDEAM sobre que estas podrían extenderse con valores por encima de lo normal hasta marzo de 2023.

Los más preocupados son los algodoneros en las zonas de Cereté, San Pelayo, Chimá, Ciénaga de Oro y Montería. La época actual requiere sol para el buen desarrollo del cultivo, pero las precipitaciones han sido más altas de lo esperado.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), en los primeros diez días de enero, las precipitaciones en Córdoba han estado en un promedio de entre 60 y 100 mililitros, y se espera que las lluvias continúen en los próximos meses.

Los productores algodoneros temen que estas lluvias afecten el rendimiento de sus cultivos, ya que el mejor resultado se obtiene con el fenómeno de «El Niño», temporada seca con menos lluvias y más sol.

Un artículo publicado por el portal En Nuestro Campo, especializado en agro, indica que en Córdoba se sembraron entre 4.700 y 5.000 hectáreas de algodón para la cosecha 2022-2023, cifra menor a las 6 mil hectáreas de la cosecha anterior, debido a las lluvias del segundo semestre que desalentaron a muchos agricultores a sembrar.

A pesar de esto, en algunos puntos del territorio cordobés ya se ha comenzado a cosechar. Es importante seguir monitoreando la situación para poder tomar medidas necesarias para proteger el cultivo y evitar pérdidas para los productores.

La situación del algodón es crítica, ya que estas zonas son las principales productoras de algodón en Córdoba y su economía depende en gran medida de este cultivo.