Escuela de Artes Paramillo, la nueva apuesta por la paz en el sur de Córdoba

A través del arte esta región quiere que ser reconocida como un laboratorio de paz y no de guerra.


El Nudo del Paramillo, la región más al sur del departamento de Córdoba, por décadas olvidada, estigmatizada y ahora disputada por los grupos al margen de la ley, es hoy escenario de un ejemplar ejercicio de paz territorial.

Se trata de la escuela de arte Paramillo que nació en la vereda Gallo, la misma comunidad que hace tres años acogió a cientos de excombatientes de las Farc en el proceso de reincorporación.

En ese entorno rodeado por más de 460.000 hectáreas de bosque biodiverso, un grupo de voluntarios liderados por la periodista Constanza Bruno, dedican sus esfuerzos en capacitar a decenas de niños y niñas.

Lea también  Insólito, por millonaria deuda de arriendo le pusieron candado a sede de la Fiscalía en La Apartada

“No es una escuela de arte convencional, el instrumento más importante es la voluntad y la alegría de la gente, la esperanza que nunca se pierde es el mejor instrumento que nosotros tenemos”, expresó Constanza, una mujer que ha dedicado años de su vida ilustrar a través del periodismo la resiliencia de los pueblos cordobeses asolados por el conflicto.

Los alumnos de esta escuela de arte son los hijos de las aproximadamente 140 familias que habitan está remota población, “la mayoría de ellos quieren aprender a tocar guitarra y acordeón, otros se interesaron por las artes plásticas, pero por el momento estamos haciendo teatro”, explicó Constanza Bruno, líder de este proyecto en diálogo con el programa radial Café con Óscar Sánchez Oviedo.

Lea también  “Secar La Mojana es una ingenuidad”: ministra de Ambiente

La escuela de arte se suma a experiencias que ya venían implementándose como la Muloteca, una biblioteca andante a lomo de mula que llega cargada de libros hasta las veredas donde no se puede acceder porque no existen carreteras o la canoa literaria que se abre paso por los ríos Manso, Sinú y Verde, como una corriente que lleva conocimiento a los niños y niñas ansiosos de aprender.

“Queremos que el Nudo del Paramillo no se siga viendo como un laboratorio de guerra por las problemáticas de cultivos ilícitos, narcotráfico y violencia, queremos que se reconozca como un laboratorio de paz”, aseveró Constanza.

Entidades como Banco de la República y voluntarios se han sumado con la donación de libros e instrumentos musicales.

Lea también  “Ya no soportan un estudio más, les urgen acciones”, gobernador de Sucre sobre La Mojana

Cualquier persona que se conmueva con esta historia de apuesta por la paz puede hacer donaciones consistentes en instrumentos musicales, libros y hasta parte de su tiempo con capacitaciones, comunicándose al 318 308 23 13.

►Escuche aquí la entrevista completa de esta experiencia:



Join the Conversation

Join the Conversation