Un hombre fue mordido en sus partes por una serpiente oculta en el inodoro

Los médicos tuvieron que extirpar gran parte de los tejidos dañados.


Un turista proveniente de Holanda pasó por un traumático evento mientras se encontraba hospedado en una reserva natural en Sudáfrica. El hombre fue mordido por una venenosa serpiente que se encontraba oculta en el inodoro mientras hacía sus necesidades fisiológicas. La cobra hocicuda le mordió los genitales, lo que le provocó una necrosis escrotal y la muerte del tejido en la zona del escroto.

El hombre gritó de dolor y fue auxiliado por los demás visitantes y trabajadores de la reserva natural.

Tras tres horas de espera, un helicóptero ambulancia llegó para trasladarlo al hospital. Allí, se confirmó que fue una cobra hocicuda la que le mordió y le inyectó veneno en la zona genital.

El turista recibió el antídoto, pero ya habían pasado cinco horas desde que fue mordido y el veneno había hecho estragos en su cuerpo.

Los médicos tuvieron que extirpar gran parte de los tejidos dañados y realizar diálisis para tratar los daños que provocó el veneno en los riñones y curar las lesiones que dejó el reptil. Posteriormente, el hombre tuvo que someterse a una cirugía estética en la que le reconstruyeron el pene con un injerto de espesor total extraído de la ingle.

Después de un año de recuperación, el hombre logró retomar su vida con normalidad. Su parte genital recobró su funcionamiento y no desarrolló secuelas neurológicas. Este insólito caso fue documentado por expertos en una prestigiosa revista médica de Países Bajos. La historia del hombre que sufrió la mordida de una serpiente en el inodoro es un recordatorio de la importancia de estar alerta y tomar precauciones en todo momento, incluso en lugares aparentemente seguros como un baño