La terrible historia detrás del dicho ‘Más perdido que el hijo de Lindbergh’

Este caso le ha dado la vuelta al mundo por decena de años y algunas personas creen que el secuestro estuvo a cargo de la niñera del menor.


#Viral | ¿Alguna vez han escuchado o usado el dicho ‘Más perdido que el hijo de Lindbergh’?

Resulta que la historia detrás de este dicho es más oscura de lo que pensábamos, ya que viene de un secuestro del siglo XX que sigue sin ser resuelto.

Esta frase se hizo popular por la historia del famoso piloto estadounidense Charles Lindbergh, quien fue considerado como el primer hombre en atravesar sin compañía el Océano Atlántico el 21 de mayo de 1927.

El hombre en ese momento estaba casado con la escritora Anne Morrow y de su matrimonio nació el pequeño Charles Augustus Lindbergh Jr.

Su vida transcurría con total normalidad hasta la noche del primero de marzo de 1932, cuando la madre del niño y su niñera Betty Gow, decidieron acostarlo temprano porque estaba resfriado y posteriormente se dirigieron a cenar junto al piloto.

Lea también  Karol G le regaló las entradas a joven que se tenía que decidir entre el 'Bichota Tour' o su maestría

De repente, los padres del niño escucharon un ruido extraño en el techo y la niñera decidió revisar si el pequeño estaba bien, sin embargo, este ya no se encontraba en su cuna ni con sus padres, por lo que el piloto en completo shock dijo: “Ana, nos han robado a nuestro bebé”.

Desde ese terrible momento, nace el famoso dicho ‘Más perdido que el hijo de Lindbergh’.

Luego de lo que ocurrió sus padres decidieron empezar a buscar a su hijo con la ayuda de las autoridades, ya que, en la cuna encontraron una nota en la que afirmaban que lo habían secuestrado y pedían una millonaria recompensa, sin embargo, aunque ellos accedieron en varias ocasiones, los ‘secuestradores’ nunca dieron información verídica del niño ni de su paradero.

Lea también  Karol G le regaló las entradas a joven que se tenía que decidir entre el 'Bichota Tour' o su maestría

Pasó el tiempo y aunque llegaban tanto buenas como malas noticias, nunca se supo del paradero del menor, tampoco se supo si fue asesinado o siguió con vida.

En 1936 fue sentenciado a muerte y ejecutado en la silla eléctrica Richard Hauptmann, un inmigrante ilegal oriundo de Alemania, porque al parecer encontraron pruebas de que estaba vinculado con dinero que dieron los padres del niño por su recuperación, pese a eso, la comunidad no estuvo de acuerdo porque afirmaron que las pruebas habían sido modificadas y dañadas simplemente para que la familia se calmara un poco, así mismo, el hombre siempre dijo que era inocente.

Finalmente, lo último que se supo de este caso fue que dos hombres se presentaron ante la policía afirmando que eran el hijo del piloto para recibir la fortuna, aunque en poco tiempo fueron descartados porque no coincidían con los estudios que les realizaron.

Lea también  Karol G le regaló las entradas a joven que se tenía que decidir entre el 'Bichota Tour' o su maestría

Este caso le ha dado la vuelta al mundo por decena de años y algunas personas creen que el secuestro estuvo a cargo de la niñera del menor.



Join the Conversation

Join the Conversation