Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En Tierralta se hace moda y artesanía con sentido social

La Asociación de Artesanías Ébéra Néka del Alto Sinú abrió sus puertas desde el año pasado en Tierralta, Córdoba.


Por: LARAZÓN.CO

Actualidad. Las antropólogas Jennifer Vallejo Calderón y Camila Urueta Gutiérrez, analizaron el impacto en lo social y cultural de la Asociación de Artesanías Ébéra Néka del Alto Sinú, que abrió sus puertas desde el año pasado en Tierralta, Córdoba.

Vallejo Calderón, también politóloga de la Universidad de Los Andes, especialista en Gestión Regional del Desarrollo y Urueta Gutiérrez, magister en Desarrollo Educativo y Social, coindicen en la importancia y valor del proyecto.

►Relacionado: En Tierralta, la artesanía indígena se innova

»Estar inmersos en una sociedad donde la “moda rápida” manda la parada y vivir en una lucha constante de asimilación de los cambios, lleva a las artesanas y artesanos a perder por ciertos momentos la noción de la importancia y el valor de su trabajo donde juega un papel fundamental la tradición.

La concienciación de que esta labor es fruto de un cúmulo de experiencias y conocimientos milenarios garantiza la apropiación y motiva a involucrarse de forma real en proyectos que apoyan estas iniciativas.

Entrar a la casa de la Asociación de Mujeres Artesanas Ebera Neka, conformada por un grupo de 25 indígenas embera katio del Alto Sinú, es ver materializado el esfuerzo de años de diferentes actores, desde diferentes orillas, pero con un objetivo en común: sacar adelante un espacio en el que se dignifique el trabajo artesanal y principalmente dar forma a una posibilidad económica estable que dé una mejor calidad de vida a las familias indígenas.

Actualmente la Asociación hace parte de un proyecto de ampliación de la oferta de diseño de su portafolio de productos, implementado por Código Malva, agencia consultora de comunicación y estrategias para la industria de la moda, que cuenta con el respaldo de la Empresa URRÁ en el marco de su programa de Responsabilidad Social.

Este proyecto en particular, entre otros que ha apoyado URRÁ para fortalecer y consolidar la Asociación, ha sido gratificante para todos aquellos que hacemos parte de él, no sólo porque está acompañado de personas que son autoridades en el país con respecto a la moda como Pilar Luna, sino porque además gracias al  compromiso del equipo de trabajo que se ha conformado, hemos logrado apreciar innovación y apropiación de los conocimientos por parte de las artesanas y artesanos, quienes expresan su entusiasmo y expectativas con los resultados que se han ido obteniendo a lo largo del proceso.

Profundizar en el estudio de la cultura y cosmovisión de nuestros grupos étnicos a la hora de iniciar un proyecto creativo de la mano de ellos y conocer de cerca su realidad, es absolutamente necesario en el desarrollo de un proceso respetuoso de mutua colaboración, para evitar caer en el error de girar sólo en torno a lo comercial.

El mundo de la moda nos muestra actualmente otra realidad y nuevas posibilidades, donde lo artesanal es altamente valorado en el mundo del diseño.

En palabras de Pilar Luna, “la moda está buscando regresar al origen de todo, quiere temas diferentes y con contenidos culturales, que envuelvan historias sociales y responsables con el planeta” y que además generen resultados eficientes, rescatando la tradición de la mano de nuestros artesanos.

Es por este motivo que el proyecto actual de Código Malva y la Empresa URRÁ me entusiasma y genera gran expectativa, llenándome de ganas de compartir con las personas que me rodean mi quehacer diario; una realidad que se puede tornar cotidiana y normal al trabajar con un grupo étnico, pero que al compartirla te das cuenta que tiene un impacto positivo y genera interés en aquellos a tu alrededor que desconocen este tipo de iniciativas y les gustaría apoyarlas por ser procesos conscientes y responsables.

Hacer parte del proceso te hace sentir que no eres ajeno a la realidad del país y que estás haciendo parte del cambio, en un momento actual donde las nuevas generaciones se tornan más conscientes de la responsabilidad que tenemos con el planeta y las futuras generaciones de generar acciones con impactos positivos con el entorno.

Además, es un recuerdo constantemente de lo gratificante de hacer trabajo social con sentido«



¿Qué opinas de esto?