Balenciaga es criticado por ‘apropiación cultural’

Numerosas marcas, entre ellas Gucci, Carolina Herrera o Zara, se han visto salpicadas por escáldalos relacionados con la apropiación cultural.


#Viral| Nuevamente es criticada una de las marcas más lujosa de talla internacional, por las excéntricas prendas que generan controversia en las redes sociales supuestamente, por haber cometido apropiación cultural al sacar al mercado unos pantalones tipo jogger con un fragmento de unos boxers cocidos sobre la pretina.

Las denuncias sobre apropiación cultural en el mundo de la moda son cada vez más frecuentes gracias al altavoz que suponen las redes sociales y a una sociedad más concienciada.

La moda es arte en sí mismo y en su ADN está inspirarse de lo que le rodea para crear nuevas piezas. Sin embargo, muchas culturas entienden esa inspiración como un robo de su propia identidad y su historia. Numerosas marcas, entre ellas Gucci, Carolina Herrera o Zara, se han visto salpicadas por escáldalos relacionados con la apropiación cultural.

La exitosa marca Balenciaga causó este revuelo por estar vendiendo unos pantalones a 1.200 dólares, aproximadamente 4,5 millones de pesos colombianos y, además, imitan el estilo caído que se popularizó en los ‘ghettos’ de los años 70 y 80 de Estados Unidos por medio de la cultura Hip-Hop.

Según lo dicho por el diario ‘El Economista’ este estilo representaba a las personas que habían sido encarceladas, pues al interior de los penales eran entregados los clásicos ‘uniformes naranjas’ con unas tallas de más y sin cinturones para evitar suicidios. Esta situación generaba que las vestiduras se escurrieran y se viera la mitad de la ropa interior de los reclusos.

Por tal motivo, los pantalones de la casa de moda Balenciaga provocaron tal nivel de indignación entre la comunidad afro de Estados Unidos, pues según lo dicho en redes sociales, están monetizando el atropello histórico contra prisioneros, negritudes y la música hip-hop, que nació precisamente para darle voz a las víctimas del racismo, el abuso policial y el abandono estatal.



Join the Conversation

Join the Conversation