Se cayó el proyecto para construir puerto marítimo en San Antero

La ANI ordenó el archivo del trámite administrativo radicado en su momento por la Sociedad Portuaria de San Antero el 18 de septiembre de 2015.


Montería. El puerto marítimo que se proyectaba construir en San Antero, Córdoba, no se materializará. La Agencia Nacional de Infraestructura ANI decidió a través de la Vicepresidencia de Estructuración declarar “tácitamente el desistimiento del trámite administrativo y solicitud de concesión portuaria”.

Dicho puerto había sido proyectado construirse en la zona de Punta Bello, jurisdicción del corregimiento Bijaito en San Antero para prestar el servicio de transporte de carga general y graneles, sin embargo, es un momento causó controversia porque también se había contemplado la posibilidad de transportar carbón.

En noviembre 2015 la ANI dio visto bueno para este megaproyecto por el cual se contempló que pasarán cerca de 1.480.000 toneladas anuales de carga y en su momento la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge CVS concedió una polémica licencia que años después fue reversada

Lea también  Toque de queda y ley seca durante puente de Halloween en Montería

No obstante, las implicaciones ambientales que suponían construir el puerto en una zona rodeada por más de 8.700 hectáreas de manglares causó discordia entre gremios y ambientalistas que solicitaban la protección del área.

La situación escaló a tribunales y en 2017 la CVS revocó la licencia argumentando que se pasó por alto la consulta previa y el estudio de impacto ambiental, por tratarse de una zona incluida en el plan de manejo integrado de la bahía de Cispatá y tener presencia de comunidades étnicas.

Aunque sectores empresariales y gremiales del departamento de Córdoba exponían las ventajas comparativas que traería para el departamento un puerto en la zona costera, siendo el único departamento del Caribe que carece de esta infraestructura, los ambientalistas por su parte exponían el grave daño ambiental que causaría en la zona de manglares, hábitat único de especies peligro como el caimán de aguja y un área protegida especial que no se puede tocar y donde sólo se permiten actividades compatibles y sustentables dada su gran fragilidad.

Lea también  Tensión en Canalete por invasión de terrenos privados

Aunque la ANI entregó detalles pormenorizados sobre la decisión de desistimiento para la solicitud de concesión y ocupación del terreno donde se construiría el puerto marítimo, estas solo fueron notificadas a las empresas solicitantes, así como a la Alcaldía de San Antero, ministerios que intervinieron y la corporación ambiental CVS, Dimar y DIAN.

Finalmente, la ANI ordenó el archivo del trámite administrativo radicado en su momento por la Sociedad Portuaria de San Antero el 18 de septiembre de 2015.



¿Qué opinas de esto?