www.radio.larazon.co

Por múltiple crimen en Cantaclaro, patrullero de la Policía pagaría 17 años de condena

El preacuerdo y el tiempo de condena que recibiría el señalado homicida no fue bien visto por los familiares de las víctimas, quienes de inmediato expresaron sus argumentos de inconformidad.


Montería. A 17 años y cinco meses de prisión sería condenado Wilmer José Palencia Díaz, el policía que en aparente estado de alicoramiento acabó con la vida de tres personas en hechos ocurridos durante la mañana del 16 de julio de este año, en el sector La Isla, del barrio Cantaclaro, en la capital cordobesa.

En contexto:‘Posible responsable de triple homicidio en Cantaclaro es un Policía activo’: Coronel Rojas

En una audiencia de verificación de preacuerdo, la defensa del imputado habría presentado la solicitud de aceptación de cargos, por lo que el juez avaló el recurso judicial y en los próximos días se realizará la lectura del fallo.

Palencia Díaz es procesado el delito de homicidio homogéneo agravado, cometido contra Jorge Luis Noguera Medrano, exboxeador; Víctor Julio Arroyo Padilla y Pedro Luis Cárdenas Yánez.

Familiares de víctimas rechazaron pena

El preacuerdo y el tiempo de condena que recibiría el señalado homicida no fue bien visto por los familiares de las víctimas, quienes de inmediato expresaron sus argumentos de inconformidad.

Nelys Porfiria Yanez Herrera, madre de Pedro Luis Cárdenas, indicó que no es justo que este hombre pague 17 años de cárcel. Mató a tres personas, es decir va a pagar 5 años y seis meses por cada uno. Ahora por buen comportamiento le bajan más la pena y ahorita sale libre”:

La mujer, cuyo único sustento era su hijo asesinado, además dijo que “ellos creen que con la indemnización van a borrar el dolor que yo estoy sintiendo como madre. Ese señor acabó con la vida de mi hijo y de paso acabó con la mía”.

Nelys Yanez reside sola en su vivienda del barrio Cantaclaro, a pocas cuadras de donde fue asesinado su hijo. Vive rodeada de las fotos y pertenencias de quien era el menor de sus cuatro hijos, único barón.

“El día del asesinato yo me encontraba lavando la nevera cuando llegaron a decirme que a Pedro lo habían tenido que llevar al Camu. Yo me puse una blusa y salí corriendo para allá. Cuando llegué, ya se lo llevaban en una ambulancia para el Hospital San Jerónimo. Al verlo en la camilla, yo le hablaba, le pedía que no me dejara, que él era un hombre muy fuerte”, pero ya no se podía hacer nada”, recuerda la mujer entre lágrimas.



¿Qué opinas de esto?