Las Tangas será ahora la “Nueva Esperanza” de los retornantes

Valencia. La mítica hacienda “Las Tangas” que en el pasado fue el fortín del Clan Castaño y escenario de múltiples masacres, fue rebautizada para borrar el estigma que pesaba sobre ella, ahora se llamará Nueva Esperanza. Estas tierras que en otrora fueron sinónimo de la barbarie paramilitar, serán el nuevo hogar de 106 familias víctimas de las autodefensas en la década de los 90, cuando Valencia fue utilizado por el Clan Castaño, como sitio de operaciones para expandir el proyecto...


Valencia. La mítica hacienda “Las Tangas” que en el pasado fue el fortín del Clan Castaño y escenario de múltiples masacres, fue rebautizada para borrar el estigma que pesaba sobre ella, ahora se llamará Nueva Esperanza.

Estas tierras que en otrora fueron sinónimo de la barbarie paramilitar, serán el nuevo hogar de 106 familias víctimas de las autodefensas en la década de los 90, cuando Valencia fue utilizado por el Clan Castaño, como sitio de operaciones para expandir el proyecto paramilitar.

El nuevo nombre, fue escogido por los campesinos retornantes, que recibieron este viernes de manos del Ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, los títulos de propiedad que certifican su posesión legal sobre las parcelas de 7 hectáreas, además de los subsidios para iniciar proyectos productivos, e  insumos y herramientas para trabajar la tierra.

“Aquí donde se promovieron algunos de los actos más violentos de este país, en vez de tapar la historia con tierra, estamos haciendo historia entregando estos predios a los campesinos”, indicó el Ministro Iragorri.

Lea también  El 66% de las muertes en siniestros viales en Córdoba han ocurrido en los fines de semana

El fin de un mito del terror

Campesinos en un acto simbólico se deshicieron de los malos recuerdos quemándolos en la hoguera.
Campesinos en un acto simbólico se deshicieron de los malos recuerdos quemándolos en la hoguera.

Nueva Esperanza, refleja el deseo de las familias de volver a vivir épocas de paz y prosperidad en lo que antes fue catalogado como la génesis de la violencia paramilitar en el país.

Según el documento Dinámica de la Violencia en Córdoba, en la finca “Las Tangas, mercenarios extranjeros entre ellos el israelí Yair Klein, enseñaron a paramilitares y a sicarios profesionales que trabajaban para los capos de la droga y para las autodefensas a disparar y a organizar la reacción armada”.

“El predio habría sido comprado por Fidel Castaño en los primeros años de la década de los ochenta, y posteriormente se volvió la sede de la organización de las autodefensas, denominada en esos años Los Tangueros”.

IMG_7175

El documento señala que Las Tangas fue escenario de cruentas masacres como la del “16 de abril de 1990, en Valencia, donde fueron asesinadas trece personas, cuyos cuerpos fueron hallados en la finca. Del mismo modo, en la misma se encontraron seis cuerpos que correspondían a personas que fueron desaparecidas del corregimiento Pueblo Bello, municipio de Turbo, en la región del Urabá antioqueño, el 14 de enero de ese mismo año. Otros catorce cuerpos fueron hallados en diferentes lugares de esta finca y de la finca Paraguay, también propiedad de los Castaño”.

Lea también  Pareja de universitarios mueren al chocar en su motocicleta contra un poste en Montería

Un informe de la Defensoría del Pueblo, reseña además que “una parte de la hacienda “Las Tangas”, donde funcionaron unas de las primeras autodefensas, Los Tangueros, fue entregada a campesinos a principios de los años noventa, pero después buena parte de los predios fue recuperada por medio de compras por debajo de su valor así como por medio de engaños, presiones y amenazas”.

Los esfuerzos de los campesinos que se organizaron y reclamaron, quisieron ser frenados por los violentos, el caso más recordado es el asesinato de la lideresa, Yolanda Izquierdo, quien emprendió una lucha jurídica para recuperar las tierras que estaban en manos de testaferros.

Valencia el reto de la Unidad

Valencia es el segundo municipio de Córdoba, con mayor número de reclamaciones.
Valencia es el segundo municipio de Córdoba, con mayor número de reclamaciones.

Según cifras de la Unidad Territorial de Restitución de Tierras, en la zona rural del municipio de Valencia hay 670 solicitudes de restitución que pesan sobre 16.500 hectáreas de tierras que en su gran mayoría estaban en poder de “los paras”.

Lea también  Este lunes velatón en memoria de pareja de universitarios muertos en accidente

Por su parte, Ricardo Sabogal, director de la Unidad Nacional de Restitución de Tierras, explicó que en Las Tangas, se deben entregar alrededor de 400 títulos a igual número de familias, estos procesos ya están en curso y esperan ser fallados próximamente.

Indicó que Valencia, es el segundo municipio de Córdoba, después de Montería con el mayor número de reclamaciones y representa un reto para el Gobierno, debido a que aún hay presencia activa de bandas criminales en la zona.

“La Policía y el Ejército se han comprometido a velar por la seguridad de las personas que viven en Nueva Esperanza, sabemos que estamos restituyendo en medio del conflicto, pero avanzamos muy bien”, sostuvo.

Hasta la fecha, en Córdoba han sido restituidas aproximadamente 2.500 hectáreas a 315 familias en los predios Santa Paula y Cedro Cocido en Montería, a las que se suman las restituidas en Las Tangas.