Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El Washington del Alto Sinú

Tierralta. Frente al viejo pilón que lo ha acompañado desde hace años, Washigton Petro contempla el tranquilo e inspirador paisaje que tiene alrededor, empinados árboles, una vegetación majestuosa y la corriente de la represa que embellece aún más la región donde tiene su finca, llamada...


Tierralta. Frente al viejo pilón que lo ha acompañado desde hace años, Washigton Petro contempla el tranquilo e inspirador paisaje que tiene alrededor, empinados árboles, una vegetación majestuosa y la corriente de la represa que embellece aún más la región donde tiene su finca, llamada Altos del Sinaí, ubicada en la vereda Angosturas, zona del Alto Sinú, espacio que para él es un paraíso terrenal.

Dice con la seguridad que refleja en su mirada, que no se mudaría ni aunque le compren sus terrenos a cambio de oro; la paz que allí respira y el sustento que produce la tierra que ha visto crecer a sus 15 hijos no lo cambia, ni lo vende.

“Aquí donde vivo es otra Colombia, el Alto Sinú es la región más bonita que hay, aquí nadie lo mortifica a uno, vivimos de lo que cultivamos, de lo que sabemos hacer sin hacerle mal al otro” expresa con vehemencia.

Washington vive de cultivos como la piña, borojó, plátano, yuca y estanques de peces, contribuyendo así a los sistemas de producción amigables, y proyectos ecoturísticos que lidera en conjunto con las demás familias de la zona y que son apoyados por la empresa privada y por diferentes organizaciones.

La casa de Washigton Petro puede no tener lujos materiales, pero la riqueza abunda en la tierra y en los paisajes que la rodean.
La casa de Washigton Petro puede no tener lujos materiales, pero la riqueza abunda en la tierra y en los paisajes que la rodean.

Según afirma Óscar Pérez, Asesor de Educación Ambiental de la Hidroeléctrica Urra S.A. E.S.P, que genera energía sostenible en el alto Sinú, “este hombre se ha convertido en un líder y un aliado para desarrollar los proyectos productivos en la región y abanderar la promoción del ecoturismo en el Alto Sinú, tiene gran visión y es un ingenioso que debe ser valorado”.

Junto con las demás familias que habitan la vereda Angostura, tienen como sueño que esta zona se consolide como destino turístico de la región, que todas las personas que lo deseen lleguen hasta su finca y se puedan deleitar con el maravilloso paisaje que la naturaleza les brinda, en el lugar se encuentra el Puerto “Washington Petro” en donde se puede admirar desde las alturas el embalse y su paisaje.

Esta es la postal con la que todas las mañanas se levanta Washigton Petro .
Esta es la postal con la que todas las mañanas se levanta Washigton Petro .

El nombre de Washigton, según cuenta él mismo, se lo puso su padre porque en el tiempo en que nació se escuchaba por radio las noticias y se mencionaba mucho la capital de Estados Unidos, al parecer pensaban que hablaban de un país muy grande y en honor a esa imagen que tenían y esperanzado en que su hijo fuera igual de importante lo bautizaron con ese nombre. Según dice, constantemente le toman del pelo cuando lo conocen pues se imaginan a un hombre de más altura, pero él no se ofende y dice con gracia que aunque lo imaginen más grande por el nombre que lleva, lo que ha sido capaz de hacer y lo que puede llegar a conseguir con disciplina y constancia es mucho más importante.

“A veces cuando me conocen me dicen, y este es el tal Washington, yo creía que era más grande, yo les digo que lo que vale es lo que puedo hacer, el proyecto que empiezo lo termino, lo que hago pa’l sustento de mi familia es mi mayor triunfo”. De sus 15 hijos sólo el menor lleva su mismo nombre y él le cuenta las razones de llevarlo con mucho orgullo.

Todos en la casa ayudan a pilar el arroz que ellos cultivan.
Todos en la casa ayudan a pilar el arroz que ellos cultivan.

Desde muy niño este hombre de tez trigueña y manos endurecidas por el tiempo y el trabajo está convencido que la constancia vence lo que la dicha no alcanza y por eso su dedicación constante para que sus hijos se eduquen y lo puedan apoyar en sus proyectos productivos para dar a conocer esta zona del Alto Sinú ante Colombia y el mundo, espera que el Gobierno se acuerde de ellos para invertir en sus labores y mejorar la producción agrícola y pecuaria de las cientos de familias que viven allí.

El Washigton del Alto Sinú tal vez no sea tan famoso y tan grande como la capital de Estados Unidos, pero su dedicación y empeño lo han hecho líder y ejemplo para su familia y sus vecinos. Sin duda alguna afirma que en su finca vive y quiere morir allí, dice que aunque no quiere llamar a la muerte ya piensa comprar el puesto de su bóveda para que el paisaje que ve todos los días sea el mismo que lo acompañe siempre.



¿Qué opinas de esto?