Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“El niño no murió por la lesión en la cabeza, muere por la inmadurez de sus órganos”: Hospital

El centro médico niega que la lesión sufrida en el cuero cabelludo sea la causa de la muerte del recién nacido y argumenta que este presentaba complicaciones.


Montería. Como un evento adverso, así calificaron las directivas del Hospital San Jerónimo de Montería los hechos que rodearon la muerte del neonato, que resultó con una lesión en la cabeza en el momento en que a su madre le realizaban una cesárea.

El director científico del hospital San Jerónimo de Montería, William Montes, explicó que la herida en la cabeza del recién nacido sí existió, pero esta no se produjo con un bisturí sino con una pinza que probablemente rasgó el cuero cabelludo de forma superficial, sin comprometer el cráneo ni la vida del pequeño.

“Al momento de pasar por el útero, el niño se rasga la pequeña lesión por lo que la piel, aún es frágil. Eso hizo que la lesión se acrecentara. No fue el bisturí porque con esa herramienta clínica no se llega a tamaña profundidad en los órganos del paciente”, afirmó.

Dijo además que se descarta dicha herida como la causa de la muerte del recién nacido, pues este presentó un cuadro clínico muy inestable, nació con 27 semanas de gestación, bajo peso, sin madurez pulmonar, sin reflejos, cianótico y fue necesario intubarlo de inmediato.

“El niño no muere por la lesión en la cabeza. Muere por ser un infante prematuro, con 27 semanas de gestación, que tiene todos sus órganos inmaduros y que proviene al parecer, de una placenta enferma. Eso es lo que le quitó la vida”, puntualizó.

Agregó que en la sala de partos se siguió el procedimiento correcto, “lo llevamos a UCI neonatal pese a que su pronóstico era de muy pocas posibilidades de vida”, detalló el director científico del hospital San Jerónimo.

De igual forma, explicó el profesional médico, que la madre del pequeño llegó sin historia de control prenatal y con preclamsia severa, hecho que complicó el panorama de salud del recién nacido.

Puntualizó que no se trató de un acto de negligencia médica ni de impericia, pues este tipo de situaciones se catalogan como eventos adversos y el cirujano que practicó la cesárea es uno de los más experimentados del centro asistencial.

En cuanto a la salud de la madre del menor se supo que se encuentra bajo observación médica y en delicado estado de salud. Las directivas del hospital aseguran que una de las posibles causas de este tipo de partos en la falta de controles preventivos.



¿Qué opinas de esto?