Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Contraloría advierte nuevo posible detrimento por $10.000 millones en el sector salud

Montería. La Contraloría General de la República, tiene bajo la lupa millonarios recursos que al parecer pagó la pasada Administración Departamental a varias instituciones médicas y fundaciones, para brindar tratamientos a niños autistas y con síndrome de Down. De acuerdo con lo revelado por el...


Montería. La Contraloría General de la República, tiene bajo la lupa millonarios recursos que al parecer pagó la pasada Administración Departamental a varias instituciones médicas y fundaciones, para brindar tratamientos a niños autistas y con síndrome de Down.

De acuerdo con lo revelado por el ente de control, al diario El Tiempo, más de la mitad de los tratamientos reportados, al parecer nunca se realizaron, pero fueron cobrados, generando así un presunto detrimento por aproximadamente $10.000 millones de pesos.

Entre las IPS cuestionadas por la Contraloría, figuran: Girasoles, Unidad Integral de Terapias de la Costa, Crecer & Sonreír Unidad Integral de Rehabilitación y Funtierra Rehabilitación.

De igual forma, la Contraloría advirtió que de los $10.000 millones pagados a dichas IPS, aproximadamente $5.000 millones, debían ser cubiertos por el Plan Obligatorio de Salud, pero la Gobernación de Córdoba los pagó haciendo giros directos.

“Muchas de estas terapias no se realizaron, pero fueron pagadas dado que se facturaron por paquetes y no individualmente. A partir de mínimo 50 tratamientos realizados, ya se facturaban y pagaban la totalidad acordada”, reseña el informe del ente de control.

La IPS Funtierra Rehabilitación IPS Limitada, fue según la Contraloría, la mayor contratista, habría recibido más de $7.000 millones a pesar de no tener relación contractual con la Gobernación de Córdoba.

Como dueños de dicha IPS figuran Tania Otero Arroyo y Eduardo Padilla, este último ex aspirante a la Gobernación de Córdoba a quien la Registraduría no avaló su inscripción a través de firmas.

Entre las inconsistencias expuestas por el ente de control fiscal, hay un caso, donde la IPS Crecer y Sonreír, soportó ante la Contraloría la prestación de los servicios, pero en dichos documentos indica que una sola terapeuta atendió a 178 pacientes en Planeta Rica y Montelíbano, algo que resulta inverosímil para el ente de control.



¿Qué opinas de esto?