Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Con tutelas, “Uresanos” quieren evitar que su municipio retorne a ser corregimiento

Montería. Una comisión integrada por concejales, lideres, comunitarios, representantes de negritudes y comunidad indígena, se desplazó en la mañana de ayer lunes hasta el parque central de Montería donde expresaron a los medios de comunicación la preocupación que los embarga por la decisión del tribunal...


Montería. Una comisión integrada por concejales, lideres, comunitarios, representantes de negritudes y comunidad indígena, se desplazó en la mañana de ayer lunes hasta el parque central de Montería donde expresaron a los medios de comunicación la preocupación que los embarga por la decisión del tribunal Administrativo de Córdoba que los deja en limbo jurídico.

Juan Carlos Ibáñez Salas, presidente del Concejo de San José de Uré manifestó el falló es nocivo para los intereses de una comunidad que por décadas soportó el abandono administrativo de Montelíbano y discrepó sobre algunos de los argumentos que tomó la sala de conjueces del tribunal.

“Esta demandan contra el municipio no tiene pie ni cabeza, porque la misma comunidad afro e indígena, viendo el abandono del municipio de Montelíbano por décadas, deciden iniciar el proceso de segregación, es decir fue esa misma comunidad la que tomó la iniciativa de conformar el comité de creación del nuevo municipio”, indicó.

Según el cabildante, desde la conformación del municipio se ha logrado disminuir el índice de necesidades básicas insatisfechas de la población, que además ha vivido en carne propia los rigores del conflicto armado.

“Hemos sido una comunidad azotada por la violencia que no tenía agua potable, saneamiento básico, gas, ahora hay vías colegios, eso demuestra que el municipio es rentable y tiene garantías de sostenimiento, si nos quitan la categoría de municipio se pierden todas las esperanzas y sobre todo la confianza en la administración”, dijo.

Según el concejal, San José de Uré una muestra de gobernabilidad es el ascenso en el ranking en gestión administrativa donde Uré pasó del puesto 26 al 16. “En estos momentos estamos impedidos para administrar el municipio por la orden de los conjueces, es decir, dos personas quieren decidir el futuro de un municipio con más de 18 mil habitantes”.

Se defenderán con tutelas

Los líderes cívicos del municipio, que está a punto de desaparecer, expresaron que de ser necesario optarían por las vías de hecho, para evitar que nuevamente los conviertan en corregimiento y trunquen los procesos de desarrollo de la comunidad.

“Estamos para presentar tutelas, donde vamos defender el sí que plasmamos en un referendo en el que demostrábamos la viabilidad del municipio”, Sentenció el concejal Juan Carlos Ibáñez Salas.
A su turno, el líder de negritudes, Julián Esaú Calle, dijo que les tomó por sorpresa la resolución del tribunal que a su juicio tiene varios errores.

“En lo concerniente a la consulta previa, debemos aclarar que fue iniciativa propia de las comunidades afro e indígenas, era ilógico hacernos una consulta previa a nosotros mismos”, argumentó.

Añadió que: “Ese proceso tuvo varios filtros, en primer lugar tres debates en Asamblea, un concepto de viabilidad de planeación departamental, la firma y sanción del Gobernador, y por último en Contencioso Administrativo estudió y falló a favor de la municipalidad de Uré”.

Finalmente, William Antonio Guevara Querubí, representante de las comunidades indígenas, indicó que se sienten defráudanos por el fallo.

“Nos quieren estancar el desarrollo del municipio y el sentir de un pueblo indígena, negro y campesino que votó un referendo que debe ser respetado por todas las instancias jurídicas”, dijo.