Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Casa de Mancuso será ahora un centro cultural de la Universidad de Córdoba

Montería. La casa del ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, responsable de la infiltración armada que por muchos años generó terror y hechos violentos en contra de los estudiantes, profesores, directivas y sindicalistas del alma mater, será desde hoy un centro cultural. “Este acto simbólico de...


Montería. La casa del ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, responsable de la infiltración armada que por muchos años generó terror y hechos violentos en contra de los estudiantes, profesores, directivas y sindicalistas del alma mater, será desde hoy un centro cultural.

“Este acto simbólico de entrega de la Casa de Mancuso a la comunidad, no solo tiene valor para la Universidad de Córdoba, sino que es un mensaje para todo el país, ya que representa la resignificación de un lugar desde donde vivía una persona que ejercía el poder de la violencia; y su transformación a ser un lugar del pensamiento y de la memoria, en beneficio colectivo”, expresó Paula Gaviria, directora de la Unidad para las Víctimas.

La presencia constante de miembros y aliados de los grupos de autodefensa, al interior del claustro universitario se sintió con mayor fuerza a partir del año 1997 y fue un factor que suscitó la constante violación de derechos humanos de sindicalistas, estudiantes y docentes.

Así avanza el proceso de reparación colectiva

Amenazas, asesinatos y desplazamientos hacen parte de los hechos que afectaron a la comunidad universitaria, especialmente a sus sindicatos y organizaciones estudiantiles que, tras la fuerte estigmatización y amedrentamientos, fueron desapareciendo.
Desde el pasado 10 de abril del año 2013 se instaló el proceso de reparación colectiva en la Universidad de Córdoba.

En cinco mesas de trabajo se discuten medidas de reparación colectivas para el Centro educativo. Las mesas discuten por separado las reparaciones académicas, administrativas, memoria histórica, no repetición y de derechos humanos.

De las 46 medidas de reparación, entre simbólicas y económicas, establecidas para la Universidad de Córdoba, al ser catalogada como víctima institucional, 35 están en ejecución.

Entre otras se han cumplido: La cátedra de derechos humanos, Alberto Alzate Patiño, uno de los destacados docentes asesinado por las Autodefensas, durante la denominada “toma paramilitar” a la Universidad.

“El caso de la Universidad de Córdoba es único en el mundo, porque a través del proceso se está reparando a toda la comunidad que integra un centro de pensamiento”, aseguró Paula Gaviria, directora de la Unidad para las Víctimas en el acto de entrega.

También se inició con una primera fase el Centro de Altos Estudios para la Paz, financiado por el Gobierno Nacional.

El trámite más discutido, polémico y lento es el de perjuicio económico, que según las cuentas que hacen estamentos de la Universidad de Córdoba y discutidos en las mesas de trabajo, la reparación sobrepasa los 100 mil millones de pesos.

La discusión está centrada en que solicita reparación económica individual para todos los sindicalistas, trabajadores, familiares de asesinados y exiliados, entre otros, que aseguran haber sido víctimas directas o indirectas de los paramilitares.

Otras de las medidas de reparación pendientes son: La reforma estatutaria de la Universidad, que se modificó con la intervención de las Autodefensas, la reforma pensional y la reforma del fondo de salud.



¿Qué opinas de esto?