Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Berástegui clama por el pronto retorno de docente desaparecido

El docente jubilado completa 73 horas de estar desaparecido, sus familiares creen que se trata de un secuestro, pero las autoridades no lo confirman


Cereté. Con un servicio religioso, la población de Berástegui, Ciénaga de Oro, clama por el pronto retorno sano y salvo al seno de su hogar, del docente jubilado Walter Emilio Vergara, desaparecido desde la madrugada del sábado 10 de junio en extrañas circunstancias, cuando visitaba su finca Paimaná, ubicada en esta población rural.

La desaparición del educador jubilado sigue siendo un misterio para la comunidad. Trabajadores de la finca sostienen que hacia las 5:30 de la mañana del sábado unos sujetos desconocidos llegaron a la finca en un campero y le pidieron al ‘profe Vergara’ que los acompañara.

La anterior versión es la que también manejan las autoridades, que hasta el momento no han querido catalogar la desaparición del docente jubilado y pequeño ganadero, como un secuestro.

Esta es la finca Paimaná, lugar de donde desapareció el jubilado educador.

Sin embargo, a Gustavo Meléndez, amigo de décadas de Walter Vergara, le resulta inverosímil esa versión, pues asegura que uno de los rasgos característicos del jubilado maestro, es desconfiar de todo.

“Siendo ese señor tan desconfiado, no creo que se haya ido así nadas más con gente que él no conozca”, detalla el veterano labriego, con quien el ‘profe’ Vergara pasaba tardes enteras de charla y cervezas en la terraza de Paimaná.

“Quién lo tenga que lo devuelva sano y salvo, es un vecino de aquí del barrio muy servicial, no queremos que ninguno de nosotros pase por lo que le está pasando”, agrega Gustavo Meléndez, quien desde hace 20 años conoce a Walter Vergara y lo describe como un hombre jovial y colaborador.

La comunidad, angustiada por no tener noticias sobre el señor Vergara, claman por su pronto retorno.

En la entrada de la finca Paimaná, los vecinos han colocado pequeñas banderas blancas, en la población reina el silencio y el desconcierto, aseguran que desde hace mucho tiempo no volvían asentir el miedo tan cerca de sus hogares.

Los familiares del docente desaparecido dicen que nadie los ha llamado para hacer exigencias económicas, por lo cual la angustia crece con el pasar de las horas.



¿Qué opinas de esto?