18,000 hectáreas de tierras restituidas en Córdoba durante 13 años de proceso

La Unidad de Restitución de Tierras avanza en la reparación a víctimas del conflicto armado.
1 mes atrás

En los 13 años transcurridos desde la promulgación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (Ley 1448 de 2011), Córdoba ha logrado restituir alrededor de 18,000 hectáreas a personas que fueron despojadas o forzadas a abandonar sus predios debido al conflicto armado.

Este avance significativo en el proceso de restitución fue dado a conocer por Ana Cristina Muñoz, directora territorial de la Unidad de Restitución de Tierras (URT) para Córdoba y Bajo Cauca.

Según Muñoz, Córdoba ha sido uno de los departamentos más afectados por la violencia, con un número de víctimas que supera las 50,000 personas. “Córdoba, como ustedes saben, son conocedores, ha sido víctima de un conflicto, de una violencia significativa, provocada inicialmente a manos de las guerrillas, luego a manos de los grupos paramilitares, que ha dejado un número considerable de víctimas”, señaló.

Puedes leer:  Capturan a sospechoso en caso del asesinato de funcionario en Lorica, Deivi Junco

La restitución de tierras se ha concentrado principalmente en los municipios más golpeados por el conflicto, como Valencia, Tierralta y San José de Uré. Además, la URT también tiene jurisdicción sobre los municipios del Bajo Cauca antioqueño, donde se han restituido cerca de 3,000 hectáreas adicionales.

El proceso de restitución implica no solo la devolución física de los predios a sus legítimos propietarios, sino también el acompañamiento en la implementación de proyectos productivos que permitan a las familias restituidas generar ingresos y reconstruir sus vidas. En este sentido, la URT ha invertido alrededor de $29,000 millones en proyectos productivos en Córdoba y Bajo Cauca, beneficiando a más de 1,024 familias.

Puedes leer:  Revelan avances de diseños de la nueva Unidad Deportiva en el suroriente de la ciudad

A pesar de los avances logrados, Muñoz reconoce que aún quedan desafíos por superar, especialmente en términos de seguridad y acceso a ciertas zonas del territorio. “Hay zonas que están inhabilitadas por la fuerza pública, o sea, no podemos entrar por cuestiones de alarma de seguridad. En ese entendido, si nosotros tuviésemos con tranquilidad la posibilidad de entrar al territorio, hacemos la prueba catastral”, explicó.