Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿A qué edad deben tener los niños su teléfono celular?

El teléfono inteligente es la llave para un acceso al Internet, sin restricciones, con todos los beneficios y peligros que conlleva. En promedio, actualmente, los niños, reciben su primer celular a los 10 años, dos años menos que en 2012, según informa la compañía de...


El teléfono inteligente es la llave para un acceso al Internet, sin restricciones, con todos los beneficios y peligros que conlleva.

En promedio, actualmente, los niños, reciben su primer celular a los 10 años, dos años menos que en 2012, según informa la compañía de investigación Influence Central. Algunos niños pueden recibir un teléfono antes: incluso alumnos, que apenas están en primaria, y  solo tienen 7 años de edad, según los expertos en seguridad en internet.

Creo que la edad va a bajar mucho más, porque los padres se cansan de prestarle sus teléfonos a los hijos”, dijo Stacy DeBroff, directora ejecutiva de Influence Central.

James P. Steyer, director ejecutivo de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro que revisa contenido y productos enfocados a la familia, tiene una regla estricta en su hogar: sus hijos reciben un teléfono celular solo cuando comienzan la preparatoria, después de haber aprendido algunos límites y el valor en comunicación personal.

¿Cómo establecer el momento adecuado?

Según un articulo publicado en el diario The New York Time

“Mientras más esperes para darle a tu hijo un teléfono celular, es mejor. Algunos expertos dijeron que la edad ideal es 12 años, mientras otros dijeron 14. Todos estuvieron de acuerdo en que los teléfonos pueden convertirse en distracciones adictivas que desvían la atención de los deberes escolares, además de que exponen a los niños a problemas como acosadores cibernéticos, agresores de niños o sexting (mensajes con contenido sexual)”.

“Mientras más tiempo mantengas cerrada la caja de Pandora, estarás mejor”, dijo Jesse Weinberger, una conferencista de seguridad en internet que dicta conferencias para padres, escuelas y policías.

Es cierto que los teléfonos celulares traen beneficios. Con los aparatos, los niños obtienen acceso a herramientas educativas para estudiar, aplicaciones para conversar o conectarse con amigos y acceso a la riqueza de la información en la red.

Pero, también están un paso más cerca de los juegos, aplicaciones para mensajes sexuales y redes sociales donde los acosadores cibernéticos están al acecho. Ni siquiera los mayores son inmunes: el año pasado, al menos 100 estudiantes de una preparatoria en Colorado se vieron envueltos en un escándalo por intercambiar fotos de desnudos con sus teléfonos celulares.

Al final, esos problemas pueden pesar más que las ventajas, dijo Weinberger. Si esperamos para darles un teléfono inteligente a los niños, de igual manera tendrán acceso a las herramientas tecnológicas a través de computadoras y tabletas, agregó. La gran diferencia con un teléfono es que va con el niño a todos lados, incluso lejos de la supervisión de los padres.

Enseñar responsabilidad

Finalmente, serán los padres quienes determinarán si su hijo realmente necesita un teléfono celular. Sin embargo, existen algunos métodos para tantear el terreno antes de darle uno.

Una opción es empezar con un aparato menos sofisticado, como teléfonos que solo hacen llamadas o pueden mandar mensajes de texto, y comprobar si pueden utilizar el aparato con responsabilidad.



¿Qué opinas de esto?