Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Volver al trabajo después de ser mamá

En Mujeres con razón compartimos un artículo de la revista especializada ABC acerca de cómo es el proceso de volver al trabajo después de ser madre: Lea el artículo original aquí: Volver al trabajo después de ser mamá Ya casi es momento de volver al...


En Mujeres con razón compartimos un artículo de la revista especializada ABC acerca de cómo es el proceso de volver al trabajo después de ser madre:

Lea el artículo original aquí: Volver al trabajo después de ser mamá

Ya casi es momento de volver al trabajo y las emociones no dejarán de ser contradictorias para mamá. La tensión poco a poco empezará e incluso en ocasiones ella no parará de llorar ante el inevitable regreso al trabajo. No obstante, mamá tiene dos opciones: tranquilizarse y respirar profundo para evitar estresarse o hacer que los días de regreso al trabajo sean amargos para ella y para el bebé.

“Lo ideal es que la madre tome el proceso con calma. Nunca será fácil, pero si ella es positiva y planea el regreso al trabajo con días de anticipación, lo más seguro es que pueda estar tranquila y el bebé también. Por el contrario, si todo confluye en un proceso difícil y muy estresante, esto afectará tanto las emociones y la salud de la madre como del niño”, explica Clara Inés Sandoval Borras, pediatra bioenergética.

Según la experta, las situaciones positivas activan nuestro sistema inmunológico, lo que nos permite defendernos de posibles enfermedades.

Paso a paso

La psicóloga Sandra Alejo concuerda en que el proceso de separación entre madre e hijo, cuando ella retoma las actividades laborales, requiere de una preparación previa para evitar las emociones y pensamientos negativos.

“Retomar las actividades y dejar al bebé indefenso es una emoción ambivalente y difícil de manejar para muchas mujeres, que pueden creer que al menor le pasará algo malo o incluso llegar a considerarse malas madres”, comenta Alejo.

Lactar y trabajar

– Días antes de regresar al trabajo, aprenda a extraerse manualmente la leche, o con la ayuda de algún extractor. Lo ideal es buscar asesoría médica para conocer el procedimiento adecuado y los masajes indicados.

– Compre o cree un kit de lactancia que incluya: recipientes para guardar la leche, los cuales deben ser de plástico libre de bifenola o de vidrio con tapa plástica; una nevera portátil o un maletín con un par de almohadillas congelables de gel, y extractor eléctrico o mecánico, en caso de que la mamá no pueda hacer el procedimiento manual.

– Durante el trabajo, la empresa debe permitir que la mamá tenga media hora para la extracción, si la jornada es de seis horas; si son ocho o más horas, la extracción debe realizarse en dos periodos, cada uno de media hora. Se requiere de 15 minutos de extracción en cada seno y es importante que la mamá sea juiciosa con el proceso para evitar que deje de producir leche.

– La extracción se debe realizar en un lugar privado y nunca en el baño, porque es un espacio antihigiénico. Antes de la extracción debe lavarse muy bien las manos y estar tranquila. Además, una vez se extrae y se guarda la leche, los recipientes deben dejarse en una nevera o en el estuche con las almohadillas frías. La leche debe mantenerse fría.

– Lo ideal es que la leche extraída sea brindada al bebé por el cuidador, cuando la mamá no está en casa. Para calentarla o descongelarla, es necesario calentar agua en una olla, luego se retira del fogón y en seguida se introduce, en dicha olla, el recipiente con la leche. Lo mejor es que esta no quede muy caliente. Finalmente el cuidador podrá darle la leche al bebé con un recipiente especial como un biberón con cucharita. Nunca se debe usar biberón de chupo porque puede haber mayor probabilidad de que el bebé después no quiera chupar directamente del seno.

Escuche el programa completo aquí:



¿Qué opinas de esto?