Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Evite intoxicaciones esta Semana Santa

Los pescados, mariscos y pollo son potenciales fuentes de contagio de enfermedades.


Desde el Ministerio de Salud y Protección Social se informaron las medidas de prevención que se deben tenerse en cuenta para evitar que la población se vea afectada, especialmente, como consecuencia de enfermedades transmitidas por alimentos (ETA).

Especialmente en el consumo de pescados, mariscos, carnes y demás alimentos que deben mantenerse a temperaturas seguras de refrigeración, cocinarlos completamente, principalmente carne, pollo y pescados, evitando descongelar y congelar nuevamente, cocinar grandes cantidades de alimentos si no se van a consumir en un tiempo corto.

“Debemos conocer y determinar la calidad y frescura del pescado y los mariscos que vayamos a consumir. La primera de ellas tiene relación con conseguirlos en lugares reconocidos que mantengan las medidas sanitarias establecidas para su correcta conservación”, aseguró Elkin de Jesús Osorio Saldarriaga, director de Promoción y Prevención del  Ministerio de Salud.

“Los pescados junto con los mariscos, son potenciales fuentes de contagio de enfermedades, por lo que deben consumirse bien cocidos, lo más frescos posibles y de reciente preparación, evitando descongelar y congelar nuevamente o cocinar grandes cantidades de alimentos si no los va a consumir en un tiempo corto”, reiteró.

Aseguró que cuando se consuman productos enlatados se debe revisar que las latas de alimentos no estén abombadas, rotas u oxidadas; por ello, las personas deben rechazar aquellos productos cuya fecha de vencimiento haya caducado y asegurarse que los almacenes tengan buena ventilación y circulación del aire.

Para establecer que el alimento esté en condiciones adecuadas para su consumo, sea de buena calidad y pueda adquirirse tenga en cuenta las siguientes características con las cuales reconocerá si algún producto se encuentra en estado de descomposición:​

BUENA CALIDAD PESCADO ENTERO FRESCO MALA CALIDAD
Ocupa toda la cavidad orbitaria, transparentes, brillantes, salientes, pupila oscura. OJOS Opacos, hundidos, nublados, pupila gris.
Del rosado al rojo intenso, húmedas y brillantes, sin sustancias viscosas, olor suave a mar. BRANQUIAS Café parduzco, mucus amarillento y espeso.
Firme y elástica al tacto, bien adherida a los huesos y que no se desprendan de ellos al ejercer presión con los dedos; color propio con superficie de corte brillante. MUSCULOS (CARNE) Blanda y floja, se desprende de los huesos y espinas con facilidad.
Agradable, con aroma marino. OLOR Anormal, amoniacal, fétido.
Unidas entre sí, bien adheridas a la piel, con brillo metálico, no viscosas. ESCAMAS Opacas, viscosas, pérdida de gran cantidad de escamas al tacto.
Completamente eviscerada y limpia, superficie sin desgarres, lustrosa. CAVIDAD ABDOMINAL Desgarrada, huesos o espinas separadas del tejido, evisceración incompleta.

Otras recomendaciones

– En cuanto a los crustáceos menores como camarones y langostinos, no deben presentar manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco.

– Los calamares deben tener la piel lisa, suave y húmeda, sin manchas sanguinolentas o extrañas.

– Los mejillones, u otros moluscos bivalvos, deben tener las valvas cerradas y una vez cocidos, abrirse. Si están abiertas, hay que comprobar que se cierran con un ligero golpe. Asimismo, se recomienda que las pencas de bacalao salado tengan un aspecto seco y sin puntos rojos o negros en su superficie, ya que ello indicaría que tienen hongos.

– Algunos signos de alarma por intoxicación con alimentos son: fiebre elevada, sangre en las deposiciones, vómitos prolongados, deshidratación, disminución en la orina, sensación de mareo y enfermedad diarreica por más de tres días para lo cual deberá consultar oportunamente con su médico.

– Consuma agua potable, hervida, purificada o tratada con cloro.

– No introduzca recipientes sucios, contaminados, las manos o cualquier otra cosa que pueda contaminar el agua.

– Consuma alimentos bien cocidos y de reciente preparación.

– Lave los vegetales, hortalizas y frutas con agua limpia y tratada antes de consumirlos.

– Mantenga los alimentos bien tapados y evite mezclar los crudos con los alimentos preparados.

– Lave y desinfecte los utensilios de cocina usados por la persona enferma o que sospeche que lo está.



¿Qué opinas de esto?