Familia víctima de la violencia recupera 561 hectáreas en el Bajo Cauca

Se trata de siete miembros de una misma familia, en la vereda Caño Pescado, corregimiento Colorado, del municipio de Nechí.


Redacción. El Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras de Montería profirió una sentencia que ordena la restitución integral de seis predios para siete miembros de una misma familia, en la vereda Caño Pescado, corregimiento Colorado, del municipio de Nechí en Antioquia.

Una tarde de 2010 la familia Navarro Díaz conformada por padre, madre y siete hijos, abandonaron sus predios pues no tenían otra salida para salvaguardarse de la violencia.

“Mi padre llegó a Nechí siendo cacharrero, tenía una tiendecita, empezó a vender marranos, después vendía chicharrones fritos, era muy trabajador, la primera parcela la compró desde el año 64, luego fue adquiriendo las otras, las que con el pasar de los años y por deseo de mi papá le fuimos comprando todos los hijos para seguir sembrando arroz y prosperar con nuestras familias”, contó con Francisco, el mayor de los hermanos Navarro.

Lea también  Hoy será el lanzamiento de los nuevos operadores de energía en el Caribe

Los hechos violentos se presentaron en Caño Pescado, vereda del corregimiento Colorado, del municipio de Nechí. Según narró Luzmila Navarro, una de las beneficiarias, “primero fue el secuestro de Mario, mi hermano menor, por el que tuvimos que pagar rescate a la guerrilla; luego vinieron los paramilitares. Después todo empezó a ponerse peor, a la finca también llegaron las Bacrim, así que sentamos a mi papá y le dijimos que nos fuéramos a otra ciudad, eso lo afectó mucho porque no pudo volver”. Lejos de sus parcelas, los hermanos Navarro vieron morir a sus padres.

El municipio de Nechí está situado en el Bajo Cauca antioqueño, en el extremo nororiente del departamento de Antioquia, integrado geográficamente a la región de La Mojana, una zona que incluye 11 municipios de los departamentos de Antioquia, Bolívar, Córdoba y Sucre y ha sido un corredor estratégico en la disputa de grupos armados ilegales.

Lea también  ‘Dificultades no se irán mañana o pasado con nuevos operadores de energía’: Duque

La familia nunca perdió la esperanza de volver y por esta razón los hermanos Navarro hicieron la solicitud de restitución en el 2014 en las oficinas de la Unidad de Restitución de Tierras. Posteriormente, a través de la sentencia proferida por el Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado de Montería se les reconoció el derecho a la restitución y ahora regresarán como legítimos dueños de 561 hectáreas distribuidas en seis parcelas.

Luego de proferida la sentencia, la Unidad de Restitución de Tierras realizará los trámites y procesos para incluir a las familias restituidas en los programas de implementación de proyectos productivos. Lo anterior, con el propósito de hacer sostenible la restitución que, además de devolver la tierra, aporta a la construcción de iniciativas productivas que permitan transformar las vidas de las víctimas.



¿Qué opinas de esto?