Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Escasea pescado en Barranquilla

Atlántico /Barranquilla. En la popular Plaza del Pescado, en las últimas semanas, no ha habido bocachico, mientras que el robalo y el bagre enfrentan escasez. Sobre las bateas de los vendedores hay, mayoritariamente, mojarras lora y roja. En el sitio ya empieza a escucharse la...


Atlántico /Barranquilla. En la popular Plaza del Pescado, en las últimas semanas, no ha habido bocachico, mientras que el robalo y el bagre enfrentan escasez. Sobre las bateas de los vendedores hay, mayoritariamente, mojarras lora y roja.

En el sitio ya empieza a escucharse la palabra desasbastecimiento en la boca de los comerciantes.
Las razones de lo que está sucediendo las tiene claras Jhon Gutiérrez, presidente de la Cooperativa de Pescadores de la plaza (Coodipez): “La sequía del año pasado y el cierre nocturno de la frontera entre Venezuela y Colombia son los causantes de este desabastecimiento”, dice.

Explica que el primer motivo encuentra su justificación en que las pocas lluvias del 2014 no permitieron que subiera lo suficiente el nivel de las ciénagas para que se dieran las condiciones de una numerosa reproducción de peces.

La importancia del pescado venezolano.

Este alimento importado es crucial para el mercado barranquillero, no es para menos: 70 de cada 100 pescados que se venden en esta plaza son de procedencia venezolana y, si estos no llegan, la disponibilidad del alimento desciende en la ciudad.

Ahora, las miradas de los comercializadores están puestas en Huila, de donde proviene habitualmente un 20% de la mercancía que es vendida en este popular lugar.

El 10% restante es tomado de la Ciénaga Grande Santa Marta o de otros cuerpos de agua cercanos del Atlántico. Pero mientras los niveles de agua inician su descenso por la ausencia de lluvias, los precios del pescado empiezan a dispararse.