Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Advierten a bañistas sobre amenaza de “Aguamalas” en Islas del Rosario y Barú

Esta especie es muy peligrosa por su naturaleza urticante. El veneno de la carabela es letal para el hombre o puede producir picaduras cutáneas de diversa gravedad. 


Desde el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo, se advirtió a la comunidad, turistas y visitantes que debido a los efectos de corrientes y vientos, durante esta temporada arriban a esta área protegida, ubicada por las playas de Islas del Rosario y Barú (Bolivar), cientos de especímenes de Physaliaphysalis, de nombre común aguamala o  fragata portuguesa, cuya picadura es altamente tóxica.

Se reiteró que en el mes de marzo condiciones de temporal y vientos en dirección este y noreste con velocidades máximas entre 30 y 35 nudos, han favorecido la llegada de mar afuera esta especie de hidrozoo. De acuerdo a reportes de los funcionarios, se ha visto en zonas de bañistas de las Islas del Rosario y en Playa Blanca – sector de Barú, por lo que se advierte para evitar cualquier emergencia a quienes van a bucear o hacer su baño de sol y mar.

Las islas del Rosario (o Corales del Rosario) es un pequeño archipiélago formado por unas 28 islas, que es parte de la zona insular de Cartagena de Indias, con una superficie terrestre de 20 héctareas (0,20 km²) ubicado frente a las costas del Departamento de Bolívar; y la península de Barú (a veces denominada Isla de Barú), es una zona costera situada al sur y a 45 minutos en lancha de Cartagena de Indias, Colombia, famosa por sus playas blancas y agua turquesa.

Según se informó, esta es  una especie bastante peligrosa por su naturaleza urticante. El veneno de la carabela es letal para el hombre o puede producir picaduras cutáneas de diversa gravedad.  Su picadura es dolorosa, la persona que tenga contacto con esta especie debe evitar tocar con los dedos los tentáculos y usar en su lugar guantes o una toalla. En caso de presentarse contacto con ella debe enjuagar con agua dulce o salada y no se debe utilizar vinagre. En algunos casos la atención médica debe ser inmediata ya que su picadura puede provocar un shock anafiláctico. El resultado más común por el contacto es una lesión en forma del látigo, las cuales pueden durar de minutos a horas y la erupción puede progresar a hemorragia o ulceración. Los episodios pueden durar de cuatro a seis semanas en el sitio de envenenamiento.

Ante lo sucedido y a manera de prevención, el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo recomienda alejarse de esta especie, evitar cualquier tipo de contacto y reportar a las autoridades ambientales más cercanas

Esta especie de amplia distribución se presenta con mayor frecuencia en las regiones tropicales y subtropicales del Pacífico e Índico, y el norte de la Corriente del Golfo Atlántico, aunque se encuentra en mares cálidos de todo el mundo.

Se mueve de manera similar a un barco de vela, con los tentáculos creando la fricción y la vela capturando el viento, y pueden ajustar el ángulo de su neumatóforo (ángulo de ataque). Los tentáculos salen del flotador de tal manera que el cambio en la fricción fuera de la vela, hace que los tentáculos se levanten para mantener la velocidad de navegación.



¿Qué opinas de esto?