Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Mueren otros dos niños por desnutrición, en La Guajira

El jueves 11 de febrero, Ricardo Epiayú, indígena de Manaure en La Guajira, sepultó a su hijo Elion, quien falleció luego de la desnutrición que lo azotaba, según el mismo padre constató. El hombre manifestó que esa era la cuarta vez que había tenido que...


El jueves 11 de febrero, Ricardo Epiayú, indígena de Manaure en La Guajira, sepultó a su hijo Elion, quien falleció luego de la desnutrición que lo azotaba, según el mismo padre constató. El hombre manifestó que esa era la cuarta vez que había tenido que ver a uno de sus descendientes perder la vida por la misma razón.

El pequeño Elion fue trasladado desde Chichimaya, ranchería donde vivía, hasta un Centro de Salud en Rioacha, por más de cinco veces a causa de la misma desnutrición. “En la semana de su muerte, los padres decidieron por decisión propia, y como parte de su cultura, no llevarlo más a la clínica porque se encontraba en un estado bastante crítico”, afirmó la líder de la comunidad, Tania Galván.

Otros tres niños, de 2013 hacia atrás, según Epiayú, también fallecieron por desnutrición.

Elion estaba siendo atendido desde hacía cinco meses por médicos que visitaban las comunidades y que dejaron de hacerlo hasta noviembre de 2015. Relata Epiayú que su hijo, quien era atendido por la EPSI Anas Wayuu, nació sano pero al pasar del tiempo su salud se fue deteriorando al punto de convertirse en crónica y llevarlo a la muerte.

“Para nosotros es muy difícil trasladar a nuestros hijos hasta los centros de salud en Manaure o Rioacha. Salir de aquí es un problema porque vivimos en escases. Las que eran nuestras fuentes de ingreso antes ya no existen por la sequía, por eso le suplicamos al gobierno que no nos abandone. No le estamos pidiendo que nos regalen las cosas, sino que nos ayuden en este momento a salir de la crisis. Pedimos agua a gritos”, precisó Epiayú.

El segundo caso fue el de una menor de un año identificada como Ángela María Epieyu, quien murió en la comunidad de Compamana. La niña fue sepultada en la comunidad y no fue reportada a ninguna entidad oficial, informó Tania a RCN Radio.

Esperan ayuda

La gobernadora de La Guajira, Oneida Pinto Pérez, aseguró que con la creación del nuevo documento Conpes, se establecerá un régimen de salud especial para los indígenas, en el que se busca dejar dos entidades prestadoras de salud en cada comunidad, con el fin de hacerles revisiones periódicas.

“Todas estas personas que están aquí (200 aproximadamente) pertenecen a un régimen subsidiado diferente, eso impide que las Eps puedan atenderlos a todos por la dificultad de acceso a la zona, pero el nuevo modelo permitirá que queden dos empresas nada más, de las 17 que tenemos. Así, podremos exigirle aún más a estas dos, la penetración constante a nuestras comunidades”, confirmó Pinto.

La mandataria también se comprometió con la instalación de una manguera para reestablecer la huerta que se perdió por la falta de agua en la ranchería de Wimpiraren.

Cinco casos

La directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Cristina Plazas Michelsen, informó que eran cuatro los menores de edad fallecidos en el último año por causas asociadas a la desnutrición, dichos niños pertenecieron en algún momento a programas de primera infancia liderados por la institución.

Tania Galván dijo que asistió a denunciar la muerte del pequeño, a la sede del Bienestar Familiar en Rioacha y no fue atendida.

“Tengo unos mil niños en mi comunidad, de cero a cinco años, de esos le puedo decir que entre 20 y 30 de ellos están en riesgo de muerte por desnutrición. Hace dos días este, en enero uno, en diciembre otro y hace meses murieron tres. Lo que le pedimos al Estado más ayuda o presencia del Bienestar Familiar porque no podemos solos”, concluyó Galván.



¿Qué opinas de esto?