Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Ventas no es igual a ganancia

Mg. en Comunicación. Psicoanalista. Docente (Marca Personal/Mercadeo/Estilos de Pensar/Inv cualitativa). Escritor. Opinión/ Por Marcos Velásquez. FOCUS Casi todas las reuniones de venta son tensas.  Más por la presión que tienen los vendedores de ganarse su comisión, que por la reunión en sí misma. La particularidad...


Mg. en Comunicación. Psicoanalista. Docente (Marca Personal/Mercadeo/Estilos de Pensar/Inv cualitativa). Escritor.
Mg. en Comunicación. Psicoanalista. Docente (Marca Personal/Mercadeo/Estilos de Pensar/Inv cualitativa). Escritor.

Opinión/ Por Marcos Velásquez.

FOCUS

Casi todas las reuniones de venta son tensas.  Más por la presión que tienen los vendedores de ganarse su comisión, que por la reunión en sí misma.

La particularidad de ésta reunión está en que Georgette poco piensa en su comisión, dado que su salario no es significativo para ella, en el sentido que vive con sus padres, es la menor de su casa y tiene un amigo maduro que le acolita todos sus caprichos.

Es decir: su salario es para ella gastarlo en sus antojos y no en necesidades concretas.  Fuera de ello, dicho “amigo”, vive en otra ciudad, lo que la hace pensar que es una mujer “chic”, aunque por ello, en ocasiones le entran ataques de ansiedad cavilando que ella es sólo el antojo de un hombre que está cansado de una relación de pareja mal gerenciada y por tanto, extenuada, quien se buscó a una mujer joven en otra ciudad para atemperar, algunos fines de semana, en las playas de Cartagena, su incapacidad de poner fin a una relación que no funciona hace muchos años.

Pero, ¡atención!, estos son los rollos de Georgette, quien vive empeliculada sin saber cuál es su mundo real y cuál es su mundo imaginario, evadiendo dicha disyuntiva a través del gym y pensando que es más importante un selfie con la persona a quien le estamos ofreciendo la creación y manejo de su marca personal, que lo real de un negocio que exige más allá del dinero, una responsabilidad con la sociedad y con la marca personal en sí misma.

Lo tenso en una venta de la creación y la gerencia de una marca personal no está en los intangibles de la marca que son apreciables, como muchos llegan a pensar.  Entre ellos, Georgette, quien cree de modo simplista que todo radica en que al cliente le guste el logo, los colores, las fotos de su imagen que aparecerá en los perfiles de sus redes sociales o en los afiches, vallas y de más puntos de exhibición, el diseño de la tarjeta de presentación, la diagramación de las hojas de trabajo y todos los pormenores que demanda una marca para funcionar como una empresa en un mercado concreto.

Eso es la base del trabajo intangible, que lo tienen que hacer a la altura de las circunstancias los publicistas y diseñadores gráficos, los que también, hoy día, tienen la responsabilidad de hacer sus propias investigaciones para que su trabajo esté contextualizado y logre la sintonía con el público objetivo de la marca de modo online como offline.

La venta de un plan de marketing ha de contemplar lo que se viene presentando en este momento del discurso, donde los que quieren vivir de su imagen, anhelan ser reconocidos pero no tienen nada que decir.

Ello pone a cielo abierto un real: hoy se ambiciona vender sin tener presente que la venta de un intangible como lo es una marca personal, sólo tiene éxito y consolida victorias siempre y cuando haya claridad en la misión de la marca y la esencia del talento de cada ser hablante que se erija como marca personal.

Si ello no está claro, se podrá vender un plan de marketing a un cliente, pero el trabajo de la gerencia de dicha marca personal será un total fracaso, dado que no depende de lo que la agencia le ofrezca al cliente para hacerse visible dentro del segmento del mercado al cual se va a dirigir la marca personal, sino de cómo dicha marca personal se sostendrá desde su discurso en el nicho de mercado elegido para posicionarse.

En otras palabras, una marca personal se ha de sostener por sí misma, a pesar del leve alivio que brinda a lo real de la incertidumbre de la naturaleza de la vida, un plan de marketing.

Para ello se ha de tener conciencia de sí, que es lo que hoy el mercado académico ha desdibujado o pasado a la lección que no se alcanza a ver en la cátedra de humanidades, por falta de tiempo frente a la priorización de elementos donde lo importante es repetir de memoria los pocos compendios generales de un conocimiento sobre filosofía, tirando al retrete la esencia de esta: reflexionar sobre la sustancia del ser.

Si una marca personal no llega a ser lo que es, como lo planteó Píndaro, será una moda que se mustiará rápidamente sin dejar huella.

Las gerencias contemporáneas, en manos de seres hablantes que piensan más en el resultado que en el proceso, están expuestas a que dicho resultado sea sólo el oropel de lo que se quiere ver y no el peso del oro que produce el valor real de la venta.

Venta, venta, venta, venta, no es igual a ganancia, ganancia, ganancia.

Se podrá vender y ganar, sólo sí lo que se vende tiene elementos de peso para que la ganancia no sea tomada como una estafa por no representar lo que el cliente quiere tener simplemente con pagar el precio de costo de los intangibles de una marca personal.

Georgette piensa en ventas, en selfies y de cuando en vez en sus rollos existenciales.  Por mi parte, yo estoy a la espera, frente al toril, de este ejemplar que consiguió la gerencia, atento a ver si tiene raza, o si sus embestidas son el reflejo de un discurso donde se habla para responder al otro queriendo estar bien con todo el mundo, exponiendo con ello su falta de esencia.

Mail: marcosvelasquezoficial@gmail.com

Twitter: @MARCOS_V_M

 



¿Qué opinas de esto?