Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Valentina inspira a Sincelejo

Por: Mario Ruiz Soto


Opinión. Hay muchas historias inspiradoras que valen la pena contarlas. Hoy quiero contarles una. La protagonista de esta historia se llama Valentina. Antes de eso, debo advertir algo. Se supone que todos tenemos una pareja en los cromosomas. Pues bien, Valentina tiene tres en el cromosoma 21. Eso se llama trisomía 21 o síndrome de Down.  

Desde muy pequeña empezó a estudiar. Su educación inicial y primaria fue en el colegio Colina Campestre Garabato School de Sincelejo. Sin duda, este colegio es un ejemplo de inclusión educativa para Sincelejo y me atrevo a decir para el departamento de Sucre. No sólo porque la incluyó, sino por sus esfuerzos educativos por enseñar en medio de la diferencia.

Ella se graduó de la primaria en 2012. A finales de ese mismo año, Valentina y su familia, decidieron buscar un colegio para el bachillerato. En ese entonces el contexto, hubiera llevado a Valentina a ingresar a un colegio de “educación especializada”, es decir, donde solo se puedan atender a personas en condición de discapacidad. Este modelo nació en el siglo XVI, pero se desarrolló en el siglo XVIII. ¿Bastante antiguo no creen? Dicho sistema se utiliza en casos absolutamente necesarios.

Pero déjenme decirles algo. Para finales de 2012, ningún niño o niña en condiciones de discapacidad estudiaba en un colegio privado en Sincelejo. El sistema educativo en secundaria -privada o pública- no estaba preparado para asumir las riendas de niños y niñas como Valentina. ¿No les parece increíble? Al menos esa fue la información disponible en el momento. Pasaron siete meses mientras Valentina pudo volver a las aulas de clase.

Menciono los antecedentes por una razón. La historia tomó un giro extraordinario, y debo decir que maravilloso. Valentina se tomó la foto con el uniforme del Colegio Nuestra Señora de las Mercedes a principios de agosto de 2013.

Desde entonces inició un maravilloso esfuerzo conjunto de las directivas del colegio, sus profesores/as, estudiantes, sus padres y también de ella. Puedo decirlo de esta manera. El ingreso de Valentina abrió las puertas para que otros niños y niñas en condición de discapacidad estudiaran en el colegio. De eso se trata, que todos y todas estudien.

Cuando les digo que ha sido una experiencia a destacar no estoy exagerando. El caso de Valentina probó que la educación inclusiva funciona. ¿En qué consiste esto? Básicamente, es un enfoque en donde cada niño o niña tiene capacidades y necesidades de aprendizajes distintas. Hay educación en medio de la diversidad y las diferencias. Es un reto para las instituciones educativas que vale la pena asumir.

Voy a explicarlo de otra manera. Valentina aprende de María José -su mejor amiga en el colegio- de sus capacidades y conocimientos. Pero María José se lleva algo a cambio que tal vez es difícil de aprender en el colegio: la solidaridad y tolerancia por la diferencia. Esa dosis que necesitamos los seres humanos para tener una mejor sociedad. Así es como personas en condición de discapacidad y sin ésta, aprenden de la mano.

En los últimos cinco años, pasó en frente de nuestras narices este ejemplo para la educación de Sincelejo y Sucre. Los profesores y directivos del colegio salieron del status quo y crearon un modelo que permitió enseñanzas y evaluaciones diferenciadas.

Los/las estudiantes fueron un ejemplo de respeto y apoyo incondicional. La palabra discriminación no estuvo presente. Mientras eso pasaba, Valentina pudo sacar lo mejor del sistema educativo. Sus avances fueron significativos, al punto que se graduó como bachiller el pasado 23 de noviembre de 2018. ¿No es acaso un ejemplo de superación?  Hoy, sin vacilaciones se puede decir que el colegio de Nuestra Señora de las Mercedes es un ejemplo para Sincelejo, Sucre y el Caribe. A ellos un merecido reconocimiento por asumir las riendas.

Aquí les dejo esta historia. Espero poder contar lo que sigue. Pido disculpas a ustedes como lectores si hubo un tono particular frente a Valentina. No pude evitarlo. Ella es mi hermana.

 

 

 

 

 

 



¿Qué opinas de esto?

¿Qué opinas de esto?