Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Una Supersalud más fuerte, con menos plata?

Por: William Mercado E.


Opinión. Cada vez que reviso las funciones que ejerce la Superintendencia Nacional de Salud, no puedo evitar pensar en cómo esta entidad, cabeza del Sistema de Inspección, Vigilancia y Control del Sistema General de Seguridad Social en Salud, podrá organizarse de manera eficiente, si debe encargarse de temas como, la coordinación y ejecución de políticas de inspección, vigilancia y control, en cuanto  a normas técnicas y financieras, flujo y administración de recursos, administración de riesgos inherentes al sistema, las actividades en salud de las compañías de seguros, cumplimiento de derechos de los usuarios, y garantizar mecanismos para su protección, emitir instrucciones a sus vigilados, ejercer la facultad jurisdiccional  y de conciliación, monopolio rentístico y aplicación de recursos de juegos de suerte y azar, autorización de trámites a sus vigilados, adelantar procesos de intervención forzosa administrativa y liquidación de Empresas Administradoras de Planes de Beneficios, Prestadores de Servicios de salud e intervención técnica y administrativas de Direcciones Territoriales de Salud,  entre muchas otras.

Son numerosas las limitaciones que este organismo enfrenta al querer dar cumplimiento a sus funciones, lo cual se ve reflejado en la poca presencia en los territorios, respuestas tardías a usuarios de salud, silencio ante las solicitudes y gritos de auxilio de prestadores de servicios de salud, una imagen absolutamente desgastada, que ya no representa la autoridad, ni inspira el respeto de quienes en el sector se encuentran en una posición dominante.

Hace algunos días escuchaba al Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal, en una intervención en la que manifestaba, precisamente las múltiples falencias que actualmente presenta este importante órgano, y se refería puntualmente a la disminución del presupuesto para la siguiente vigencia para garantizar el funcionamiento en las condiciones en las que se viene dando.

Al unir los tres elementos, funciones, limitaciones y menos dinero, las expectativas que se generan frente a lo que se espera de la Superintendencia Nacional de Salud, no pueden ser las mejores.

¿Cómo es que, si se ha identificado que una de las principales razones de las deficiencias del sector salud, es la falta de Inspección, Vigilancia y Control, se esté pensando en asignar menos recursos financieros? Si no ha podido funcionar como debe, con lo que tiene, mucho menos lo hará si le quitan una parte.

En buena hora a inicios de esta semana, se presentó una proposición modificatoria al Proyecto de Ley No. 052/2018 Cámara – 059/2018 Senado, ante el Congreso de la República, para incrementar los recursos de funcionamiento e inversión de la Superintendencia Nacional de Salud, para la vigencia 2019, lo cual entre otras cosas permitiría el fortalecimiento regional, recibiendo un importante apoyo por parte de los representantes, quienes reconocen en esta entidad un fuerte aliado para la estabilización y mejoramiento del sistema de salud, ya que no se puede seguir expidiendo normas y naciendo diariamente obligaciones para los vigilados, sin que existan los dientes fuertes que se requieren para hacer cumplir lo regulado.

En este momento de transición en el que a veces se quisiera que se dieran de forma más rápida los ajustes y cambios que se necesitan, todavía existe la esperanza de que lo que viene, definitivamente va a ser para mejorar, porque se ha despertado una conciencia entre casi todos los actores a cerca de que no es posible continuar en la misma vía, sobre la misma línea, con las mismas prácticas.

En definitiva, si creo que somos muchos los que pensamos en que debemos cambiar, para que las cosas sean diferentes.



¿Qué opinas de esto?

¿Qué opinas de esto?