Tiempo de reflexión y disciplina social

Por: Guillermo Montiel Payares


Opinión. Desde tiempos inmemoriales, la llegada de la Navidad se ha convertido para muchos, en una época llena de alegría, luces, celebraciones, vacaciones y diversión; para otros, quizás más conservadores, la pascua es un motivo de máxima espiritualidad, reconciliación y lluvia de buenos deseos. Ahora bien, todo parece indicar que la ubicación geográfica es consecuente con la  cultura y en efecto, dicha cultura es congruente con el modo y la forma de asumir la celebración de la época en mención, es decir, las celebraciones en Europa y Norte América, por efectos del invierno, distan enormemente de los jolgorios que se originan en algunos países latinoamericanos. Colombia, dentro de su amplia pluriculturalidad, dispone de regiones, que a juicio de expertos son la excepción a las regla, no solo por la idiosincrasia, sino por la delgada línea que divide el folclor del folclorismo.

He aquí la costa norte colombiana

El escritor David Sánchez Juliao, en una de sus narraciones expresaba que uno de los pueblos de Córdoba, “no descansaba sobre un cementerio indígena, sino sobre un manicomio Chibcha”; presumo entonces, que jamás dimensionó una pandemia como la que actualmente vivimos, sin embargo, se hace factible pensar, que tenía la absoluta certeza que hasta la peor de las tragedias o advertencias, iba a ser asumida con displicencia y convertida al principio o al final, da igual, en una recocha interminable motivada por cualquier excusa para volverla todo un baile.

No pretendo con lo planteado hacer cuestionamientos ni señalamientos o mucho menos juicios a priori sobre el comportamiento humano, cada ser es responsable de sus actos y de la manera como asume sus compromisos con la sociedad, lo que sí parece irrefutable es que la llegada del acostumbrado “día de las velitas” se podría convertir en el detonante de un nuevo pico de contagio, si no se asume con absoluta e indiscutible disciplina social; tanto es así, que la inmunidad de rebaño dejaría de ser lo que científicamente es si los niveles de exposición superan los parámetros de aislamiento permisibles.

Las mezclas explosivas

Hace muchos años cuando el uso de la pólvora era poco controlado, el sonido de explosivos retumbaba por las calles y era común ver niños jugando indiscriminadamente con “carpetas, traqui traqui, volcanes, chispitas mariposas y hasta mata suegras”; afortunadamente llegó la regulación y con ello la disminución de los índices de menores quemados por culpa de la irresponsabilidad de algunos padres o la mal llamada cultura decembrina.

Sin embargo, y para esta navidad en particular, la mezcla de alcoholes, geles u otras sustancias derivadas de los fenoles, pueden resultar lesivas y extremadamente peligrosas al ser expuestas a las llamas, de hecho, se convierten en propagadores de fuego, incendios y lesiones en diferentes partes del cuerpo. En otras palabras, los adultos, óigase bien, los adultos responsables, que vayan a encender velitas o usar pólvora deben tener máxima precaución porque el uso obligatorio de sustancias para la prevención de la pandemia, en especial, las ligadas al proceso de desinfección de manos, mezcladas con la “candela”, pueden terminar dañando la celebración y ocasionado quemaduras de distintos grados de consideración.

Mesura, solo mesura

Tal como expresaba en escritos anterior ya todo está dicho, creo que somos lo suficientemente inteligentes para entender que “esto aún no termina, que nos están dando la oportunidad de retomar paulatinamente a la normalidad”; que la “bendita cultura del auto cuidado” no es una simple frase de cajón, sino un estilo de vida. Es más, para quienes así lo deseen, pueden hacer hasta un fandango, pero asuman las consecuencias sin afectar a los demás; la mesura es un prototipo conductual de manifestación colectiva y de aceptación individual; la reflexión por su parte, no es acto de percepción, sino un estado mental que mal enfocado termina convirtiéndose en  ignorancia camuflada de terquedad.

 



Join the Conversation

Join the Conversation