¿Tablero o pantalla? ¿El nuevo dilema estudiantil?

Por: Miguel Abuchar Alemán


Las Instituciones de Educación Superior se encuentran en medio de una situación muy particular, padecen circunstancias similares a las del resto de empresas de este país, pero con un agravante aún peor y es que se enfrentan a una posible desbandada de alumnos que sus circunstancias financieras actuales no les permitirán inscribirse al segundo semestre de 2020 o que simplemente el modelo virtual no los alienta mucho a continuar, así que es hora de actuar y tomar decisiones rápidas. Las entidades de educación superior deben buscar que sus estudiantes se conecten con su institución, con su modelo de clases actual y con la marca y buen nombre que los representa en su entorno regional.

El conocimiento de su población estudiantil lo tiene cada institución educativa, ese elemento de confianza que solo se puede medir a través del contacto directo y personal, son las universidades e instituciones las llamadas a hacerlo y a no permitir que sus alumnos pierdan el impulso para educarse. Ahora se requiere que la universidad pase al tablero o mejor aún, que pase a la pantalla y entiendan los códigos culturales que harán que su población estudiantil actual o cautiva siga intacta o que disminuya a su mínima expresión.

Requerimos un modelo equitativo donde la gran mayoría de alumnos de instituciones de educación superior puedan continuar con sus estudios, esa es la verdadera tarea, si no lo logramos, la desigualdad será aún peor. No se trata de un vaticinio, se trata es de anticiparnos y rescatarlos, estamos frente a una nueva generación, a la cual no queremos decirle que su educación se debe postergar y que tendremos que esperar por esos profesionales que tanto requiere nuestra región.

Los alumnos serán más exigentes para lo que sigue, así que las universidades e instituciones deben garantizar con equipos docentes, catedráticos expertos y altos ejecutivos, que los conocimientos sean de las más altas calidades y que desde ninguna óptica el estudiante perciba que por estar estudiando frente a un computador se les redujo el perfil a sus profesores y a los contenidos que se les imparte.

Las instituciones de educación superior deben explorar los intereses que moverán a los alumnos y que se engranen con sus proyectos, esta generación nueva ya no toda sale a buscar trabajo, muchos salen a inventarlos y crearlos, allí tendremos injerencia los que hoy por hoy tenemos dentro de nuestras actividades la de ser catedráticos.

Miguel Abuchar Alemán
Magister – Consultor Empresarial



¿Qué opinas de esto?