www.radio.larazon.co

Reflexión sobre el sexismo

Por: Ana Mariotte Acevedo - Corporación Taller Prodesal


En medio de la amplia gama de situaciones, problemáticas, procesos, acciones y reflexiones sobre las relaciones intersubjetivas, se ha intentado dibujar un camino, apenas un trazo que, de manera muy general, sirva para volver visibles y darle nombre a una serie de prácticas y actitudes que suscitan el trato desigual de las personas en razón de su sexo biológico.

Tal ejercicio, ha dado como resultado unos diagnósticos sobre el sexismo, que reflejan una realidad múltiple, llena de tensiones y contradicciones coherente con los fenómenos de exclusión y marginación que han caracterizado la historia reciente del país.

Una historia que hay que superar y, sobre todo, rehacer la manera de cómo hemos nombrado y otorgado significado a lo que nombramos, hay que elaborar actos mentales que privilegien la intención y reduzcan la extensión de lo nombrado.

El que un hombre se ocupe de la compra de útiles de aseo del hogar, no tiene más sentido que la referencia al hecho comercial, el problema está en las reglas de uso, hábitos y convenciones que le asignamos al acto de comprar útiles de aseo. Con ello, el hombre no degrada su virilidad, por el contrario, enaltece su virtud de colaboración.

La tarea es generar referentes comunes que permitan la identificación colectiva en torno a la relación que debe establecerse ahora entre iguales de la misma especie humana con respecto al sexo y al género. Así lo exige el artículo primero de los derechos humanos, al plantearnos que debemos tratarnos “iguales en dignidad y derechos y, comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

El trato diferenciado en función del sexo bilógico, es lo que se denomina sexismo, en consecuencia, este último, es una práctica derivada de fenómenos culturales que afectan la calidad de vida de quien las soporta.


Ana Mariotte Acevedo
Corporación Taller Prodesal
Miembro de la estrategia #NiaMíNiaNinguna



¿Qué opinas de esto?