Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Qué tiene el Plan Nacional de Desarrollo para Sucre?

Por: Mario Ruiz Soto


El Plan Nacional de Desarrollo es para algunos un documento de muchas páginas que podría signifcar el camino al aburrimiento. Pero éste, hay que verlo como el instrumento que define el norte del desarrollo sostenible de un territorio -en este caso el país-.

Esta carta de navegación tiene tres componentes: i) un diagnóstico para saber ¿cuál es la situación?; ii) una parte estratégica -que indica cual es la prioriodad temática- y iii) el Plan Plurianual de Inversiones -PPI-, es decir, el presupuesto de cuatro años. Me quiero concentrar en este último.

Para el período 2018-2022, el proyecto de ley del Plan de Desarrollo denominado “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad” tiene una inversión de 1.096 billones de pesos. Repito, son billones. En esas 334 páginas están las prioridades de inversión pública, o mejor, en que canasta se ponen los huevos. Pero también, si se examina en detalle, su articulado tiene varias reformas para el país. Todo en un solo proyecto de ley. Su debate apenas empieza en el Congreso de la República, y en otra oportunidad hablaremos de esto.

Ahora sí vamos a Sucre. ¿Qué tiene el Plan de Desarrollo para el departamento? Bueno, en primer lugar hay una inversión de 17 billones de pesos para los cuatro años. Suena como si fuera muy alta, pero si lo comparamos con los demás departamentos del Caribe, Sucre tiene el menor presupuesto. ¿Este es el medidor del Gobierno nacional con Sucre? O ¿es el resultado de ser la cenicienta del Caribe por tan pobre liderazgo sucreño?

Es una buena oportunidad para medir el aceite de los/las congresistas sucreños/as en sus gestiones y la capacidad de persuación que lleven al aumento del presupuesto. También estamos a tiempo para que el Gobierno nacional reconsidere un aumento de la inversión. Nos sobran argumentos para justificar que 17 billones no son suficientes.

Departamento Inversión – PPI
Atlántico 32,4
Bolívar 31,5
Córdoba 27,9
Magdalena 21,7
Cesar 21,6
La Guajira 20,3
Sucre 17,0

Fuente: Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

En segundo lugar, el Plan priorizó 28 iniciativas para Sucre. Va a sonar como una lista, pero quiero destacar tres divisiones geográficas: i) el sur del departamento; ii) el Golfo del Morrosquillo y iii) Sincelejo y Corozal.

Primero. Para el sur del departamento, es decir, en La Mojana y San Jorge, está gran parte de los proyectos estratégicos del Plan. Es una apuesta que vale la pena intertarlo. Aquí, está contemplada la construcción de una sede de la Universidad de Sucre y una planta de secamiento de arroz en Majagual; un Plan integral de recuperación de La Mojana; rehabilitación de la vía San Marcos-Majagual-Guaranda; la carretera entre el Cauchal y Sucre (Sucre); un proyecto de gasificación para La Mojana y un relleno sanitario para los municipios del San Jorge sucreño. Además, una planta de beneficio animal del San Jorge y La Mojana. ¿Si ven que las baterías van al sur de Sucre? Como se ha mencionado antes, si le va bien al sur, le va bien a todo el departamento.

Segundo. Para el caso del Golfo de Morrosquillo, se estableció la construcción del acueducto regional de éstos municipios; el corredor férreo entre Magangué (Bolívar) y Tolú (Sucre) y la promoción del departamento como destino gastronómico, cultural y turístico. La brújula va por un bien camino, pero necesitamos más responsabilidad departamental y local. Combatir a los corruptos es el complemento adecuado.

 Tercero. Para Sincelejo y Corozal se destacan dos proyectos: la zona franca de Sincelejo -en la vía hacia Toluviejo- y la recuperación del arroyo grande de Corozal. Una mezcla de traer inversión para luchar contra la informalidad y la inequidad, y un cuidado del medio ambiente apuntan a un camino necesario. Se requiere entonces de las alcaldías locales, una proyección más ambiciosa y menos paños de agua tibia -y estoy elogiando-, para lograr cambios en los dos centros poblados más grandes de Sucre.

Así las cosas, darle la espalda al Plan Nacional de Desarrollo no es opción. Participar activamente de sus discusiones, mantener el diálogo con los congresistas y exigir cuentas son apenas aspectos mínimos para cada sucreño/a. El camino del desarrollo no puede dejarse solo en unos pocos.

Quedan aún varias preguntas. Menciono algunas: ¿qué pasa con los Montes de María y los municipios de las Sabanas? ¿cuál sería la estrategia de superación de la pobreza? ¿cómo va a ser la apuesta en materia de educación con la jornada única? ¿cómo promover la agroindustria en Sincelejo, por ejemplo? ¿cómo promovemos al sector agropecuario? ¿cuál es el plan para vías terciarias? ¿cómo resolver el acceso de agua y alcantarillado? ¿cómo mejorar el transporte público? La discusión apenas empieza.



¿Qué opinas de esto?