¿Qué pasó con el impuesto al carbono?

Por: José Javier de la Hoz


Opinión. El pasado 5 de junio, la Procuraduría General de la Nación en desarrollo de una vigilancia preventiva y control frente al recaudo del denominado “Impuesto al carbono”, ofició al señor ministro de Hacienda para que informara al Ministerio Público el por qué si en los años 2017, 2018 y 2019, el recaudo por concepto del mencionado impuesto superó el billón de pesos, la ejecución presupuestal de esta gran suma está en ceros en lo que respecta a medio ambiente, estamos hablando de $400,000 millones de pesos…

En el año 2016 se expidió la Ley 1819 la cual en su artículo 221 creó el denominado impuesto al carbono, este gravamen no es otra cosa que un pago que se debe hacer por contaminar el ambiente con los gases provenientes de la combustión de gasolina ACPM, kerosene, Jet Fuel, Fuel oil y gas natural. Ahora bien, en el año 2018 la ley 1930 en su artículo 29 estableció que el plurimencionado impuesto tenía una destinación específica, el fondo Colombia en Paz -FCP- señalando que el 25% se destinaría a erosión costera, reducción y monitoreo de la deforestación, conservación de las fuentes hídricas y de ecosistemas estratégicos, especialmente páramos, acciones, monitoreo y reportes en cambio climático y pago por servicios ambientales.

Establece la misma norma que el 5% se destinará al fortalecimiento del sistema nacional de áreas protegidas y el 70% restante se debe destinar a la implementación del acuerdo final para la terminación del conflicto armado y la construcción de una paz estable y duradera, este tremendo nombre me recuerda al “Flecha” y al colegio superior departamental de bachillerato y carreras intermedias Lácides Bernal.

El gran interrogante que surge es ¿Por qué según el informe del fondo Colombia en paz, a 5 de junio de 2020 la ejecución de sus recursos destinados al sector ambiental aparece en 0%?, esto muy a pesar de que se crearon todas las subcuentas exigidas conforme a lo establecido en la ley. El Ministerio de Hacienda en respuesta al interrogante formulado por medios de comunicación, argumentó que la decisión sobre la inversión de los mencionados recursos le correspondía a cada entidad, al fondo Colombia en paz y agregó que los mismos fueron asignados correctamente.

El viceministro de Hacienda también en respuesta a interrogantes hechos por los medios de comunicación, manifestó literalmente lo siguiente: “Ese dinero es responsabilidad de cada entidad que lo ejecuta, en este caso se lo asignamos al fondo Colombia en paz, fondo que lo ha utilizado en forma responsable. Sobretodo en los programas de sustitución de cultivos, que es medio ambiente en el sentido que cambian de cultivos, protegen el medio ambiente y evitan la expansión de cultivos ilícitos…”

En casos como estos y ante tremendas respuestas con un grado superlativo de creatividad es cúando me pregunto ¿Cómo en este golpeado país, aún no descubrimos la vacuna contra el COVID-19?.

La tan publicitada paz estable y duradera, ¡Da para todo! Hasta para despojar al sector ambiental de aproximadamente $400,000 millones de pesos que le corresponderían por concepto de impuesto al carbono, tal y como claramente quedó establecido en la ley. Pero como dice un dicho popular que parece ser el favorito de muchísima gente: “Hecha la ley hecha la trampa”.



¿Qué opinas de esto?