Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Otro bebé?

Por: Ana Carolina Buitrago (@AnaCaro_LaRazon)


Blog de opinión. Este momento de la vida se llama el querer contra el deber, si bien es cierto cuando se tiene hijos se conoce el amor verdadero y además se viven todos esos bellos sentimientos que nacen en los padres que aman a sus hijos, y lo aclaro porque no es para nada secreto, que el sacrificio y dedicación que demandan  no es para todo el mundo, o bueno, sí lo es, pero no todos quieren dar tanto.

Cuando Martha se embarazó de su segunda hija María Alejandra, determinó con su esposo Rafael que no se haría la llamada operación Pomeroy, ya que tenían la intención en unos años más tener un tercer hij@, sin entrar en detalles la cosa se complicó en la cesárea y María Alejandra se fue primero a casa, lo que ocasionó que, obviamente, pensar en ese tercer hijo se volviera un recuerdo a lo vivido que los asustó demasiado, pero ya pasaron 4 años y el debate suscita entre operarse ella, que es lo último que recomienda el ginecólogo, operarse él, que significa volverse una neardertal, darle un porrazo a Rafa y que ni se entere que le hizo una vasectomía (es broma), o tener otro bebe y que la vasectomía se haga voluntariamente.

Hay algo muy claro y es que el tener otro hijo, sea el segundo, el tercero, significa un stop para las madres, y en el caso de las que trabajamos, dirigimos, estudiamos y tenemos otros hijos, porque realmente es necesario dedicarse al bebé, y tus intereses, tus amigas, el tiempo para ti se vuelve una misión imposible, también hay otro tema que debatir y es el económico, si bien dice el dicho que los hijos traen un pan debajo del brazo, la realidad nos demuestra que esta vida cada día se vuelve más cara, el colegio, los pañales, la leche, la niñera, y tanta cosa puede enloquecer.

Tal vez no te di una solución, pero si me gustaría leer tu opinión, ¿Que harías tú?, ¿te operaste y dejaste las cosas como están? ¿Te arriesgaste? ¿Cómo te fue?, lo que sí les puedo decir es lo siguiente, que dos personas que no están de acuerdo no llegan a ninguna parte,

¿Pueden dos caminar juntos
sin antes ponerse de acuerdo? Amos 3

El llamado yugo desigual, normalmente y esto se lo escuche a mi pastora, asociamos el yugo desigual con la pareja de casados o novios, y resulta que el yugo desigual se ve en los socios para un negocio o empresa, amistades, empleados etc, el yugo desigual es caminar hacia una meta con una persona con la que no estás de acuerdo, tienen diferencias en lo que es correcto o agrada a Dios.

En este caso, debemos cuidar de los sentimientos de la pareja hasta un día estar de acuerdo, ya que tomar una decisión como esta en la mayoría de los casos no tiene vuelta atrás, hacer las cosas como nos parecen sin tener en cuenta a la otra persona puede traer, decepción, tristeza, raíces de amargura e incluso un resentimiento, lo mejor es orar, sí, orar, con tu amiga, con tu esposo, con tu compañero de trabajo, con tu socio, orar con esa persona y cuando se sienta paz en el corazón, ahí habrá una decisión que no tiene arrepentimientos ni culpas, obviamente teniendo en cuenta que ambas personas tienen voluntad para solucionar las cosas.

Así que el paso a seguir es: juntos esperar que estemos seguros sea cual sea la decisión que vamos a tomar, porque cuando te casas, te unes a otra persona y son uno solo, no es la decisión solo de la mujer aunque es a la que más afecta, es de los dos; los que caminan de acuerdo ciertamente llegarán a la meta y vencerán, no lo olvides.

¡Bendiciones!

Bye.

 



¿Qué opinas de esto?

¿Qué opinas de esto?