Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Obvio que en la barbería se hable de política

Opinión / Por: Marcos Velásquez.


#Opinión/ Por Marcos Velásquez.

WHISKY

Estaba acompañando a mi señora a hacer vueltas en el centro.  El día había sido pesado, dado que los negocios no salían como uno lo desea y eso hace que absolutamente todo se retrase.  Lo que quiere decir, que todos los proveedores empiecen a cobrar su dinero y al no tener respuesta de pago inmediato o en los próximos días, se desesperen y den inicio a un grado de tensión que redunda en malestar para ellos como para uno, sabiendo ellos que uno es un buen cliente porque siempre ha cumplido, pero como la economía está lenta, todos andamos estresados.

Una vez culminó Andrea sus diligencias, le dije que si me acompañaba a la barbería.  Me dijo que sí, que no había problema, que no teníamos prisa.  Sin embargo, nos tocó esperar un poco porque Jorge Luis tenía un cliente en el acto y un turno en espera.

Como la barbería está en un contenedor pequeño, nos tocó esperar en las sillas de afuera.  Pero no nos importó, porque de las recompensas que nos brinda la naturaleza a nosotros los monterianos en las épocas de verano, es la cálida brisa que despeina los árboles, haciendo que revoloteen tanto sus hojas y sus flores por todas partes.  Al estar en el centro, nos conformamos con sentirla y ver cómo levantaba el polvo, los pequeños restos de bolsas y briznas de ciudad y una que otra hoja de árbol que ha traído ella misma desde la avenida primera hacia la 33 con segunda.

Entramos y nos tocó esperar el turno que estaba delante.  No fue mucha la espera, pero como hacía calor y la barbería cuenta con dos puestos que con sus respectivos barberos suman en el acto del corte cuatro personas, más los que esperamos dentro que, podrían ser tres, sumados, por mucha capacidad que tenga un aíre acondicionado, se traduce que el aíre, aunque esté encendido y en el mínimo grado, no se siente.  En verano siempre será más fresco afuera que adentro.

Lo digo porque se presentó la discusión con el supernumerario, Alvaro Andrés, de sí el aire sí estaba encendido o no.  El hombre estaba atento a todo.  El aire estaba prendido, pero el calor también.  Aun así, todos estábamos bien.

Me tocó el turno a mí.  Le pregunté a Jorge Luis por Shantal, su mayor bendición, y me contó que había estado atropellada por la gripa, uno de los males del verano que, como todo en la vida, trae lo bueno y trae lo malo, pero que a Dios gracias, ya estaba un poco mejor.

En esas, Jandi terminó con su cliente y entró en modo espera de: ¡El siguiente!  Esta vez, el hombre estaba animado y se puso a conversar con nosotros.  Como estamos en campaña electoral, es obvio que en la barbería se hable de política.

Noté que tanto Jorge Luis como Jandi y el mismo Alvaro Andrés, no estaban tan atentos a la elección de senado y cámara, como sí de presidencia.  A lo sumo, como son jóvenes, no saben que el presidente depende de sus senadores para poder llevar acabo su plan de gobierno, por ello creo que estiman que estas elecciones no son tan importantes como las presidenciales.  Sin embargo, en la falta de formación socio-política en el país, esta cátedra siempre ha sido una asignatura pendiente.

Sin más remedio y con poco tiempo para todos, pasamos a la pregunta: ¿por quién va a votar?  A lo que les respondí que, más que votar por una persona en sí misma, es votar por alguien que represente el sistema de gobierno en el que uno se sienta a gusto.

Como noté que les estaba hablando de manera abstracta para sus exigencias, entonces les puse el siguiente ejemplo:

Yo nací, crecí y he vivido en un sistema, en un estilo de pensamiento, en el que me puedo tomar la cerveza que yo quiera para el calor.  Al trabajar, yo puedo elegir dónde la compro y dónde me la tomo, incluso, puedo elegir la marca de cerveza que más se acerque a mi paladar.

De igual modo, puedo elegir entre ser un empleado o ser independiente.  Si soy empleado, he de asumir que me conformo con el sueldo que me pagan, y si soy independiente, he de asumir que yo mismo tengo que velar por los honorarios que me voy a poner.  Como empleado, he de ser obediente, como independiente, he de asumir un liderazgo.

Pero tanto en el asunto de la cerveza como en el estilo de producción, soy yo quien elijo cuál es el lugar en el que me voy a ubicar, dado que yo puedo ser empleado vendiendo aguacates o frutas en una esquina, o comprando el producto y revendiéndolo para que otros lo vendan en la misma esquina o en los supermercados.

Así mismo, les plantee que, yo puedo ser barbero toda la vida, o apretar mi bolsillo y reunirme con un socio y trabajar para montar mi propia barbería y en un plazo estipulado, hacer que alguien tome mi lugar de barbero y me pague a mí por yo ser el dueño de la barbería.

Al ver que la idea central todavía seguía difusa, les dije: esto de lo que les estoy hablando, es y se puede hacer en el capitalismo.  En otro sistema de gobierno no se puede hacer eso, porque todo lo que no sea capitalismo, va en contra de la propiedad privada.

Jandi escuchaba y asentía como el alumno que mira al profesor en la clase pero aún no ha digerido bien la idea.  A Jorge Luis no le veía el rostro porque estaba trabajando en mi corte de pelo y Alvaro Andrés no estaba presente.

Jorge Luis terminó su trabajo, apareció Alvaro Andrés, le pagué y nos despedimos por nuestros nombres propios, dándonos el buen augurio de: ¡hasta la próxima!

Andrea me notó cabizbajo y me preguntó que si me pasaba algo, a lo que le respondí:

Sí, me pasa que noto con preocupación cómo la gente joven no sabe qué es el capitalismo.  No sabe que gracias a él, ellos pueden comprar la marca de tenis que les plazca, incluso si son originales o no, pero se pueden poner sus tenis de réplica o no.

Me pasa que las personas se están enfocando en la corrupción y no están viendo las obras y el estilo de vida que brinda el capitalismo, y si esto sigue a sí, puede pasar que todos nos vamos a vestir del gris de la pobreza y ni la brisa podremos disfrutar.

Twitter:

@MARCOS_V_M

@RRHHMARKETINGMV

 



¿Qué opinas de esto?